¿Quieres invertir en Kasaz? ¿Quieres invertir en una startup de proyección internacional? Invierte en Kasaz Invierte

GUÍA DE COMPRA SANTS-MONTJÜIC

- Barcelona -


VER VIVIENDAS EN VENTA EN ESTA ZONA

Sants-Montjuic de un vistazo

377.000 €

PRECIO MEDIO DE LA VIVIENDA

4.750 €

PRECIO MEDIO POR M2

1.754

VIVIENDAS VENDIDAS EN EL AÑO 2017

Si te interesa comprar un piso en Sants-Montjüic en Barcelona, esta guía te servirá de referencia para saber si estás tomando la decisión correcta.

El distrito de Sants-Montjüic es el más extenso de Barcelona: abarca más allá de la montaña y se extiende hasta el mar.

A los pies del imponente Montjüic, uno de sus atractivos más turísticos, el distrito se conforma por ocho barrios que se extienden desde la montaña y avanzan hacia el mar por el Paral.lel: una avenida con mucha vida a todas horas del día.

El distrito de Sants-Montjüic es muy diverso, y cada barrio cuenta con una identidad propia. Desde zonas industriales hasta más residenciales, fue un distrito con una de las facetas más obreras de Barcelona, con antiguas fábricas y casas para las clases medias y trabajadoras.

Por ello es importante, si buscas un piso en venta en el distrito de Sants- Montjüic, conocer las características de cada área antes de tomar una decisión.

Actualmente, las grandes reformas urbanas en el distrito han propiciado la revitalización económica de toda la zona, convirtiéndola en un eje central en el funcionamiento de Barcelona: con la estación de Sants como centro neurálgico de las comunicaciones de tren entre la ciudad condal hacia el exterior.

A la hora de invertir comprando un piso en Barcelona, el distrito de Sants-Montjüic es una opción excelente tanto por su tranquilidad como por sus excelentes conexiones.

A los pies del imponente Montjüic, uno de sus atractivos más turísticos, el distrito se conforma por ocho barrios que se extienden desde la montaña y avanzan hacia el mar

Por qué comprar casa en Sants-Montjuic de Barcelona es buena inversión

Con atmósfera de barrio y pasado obrero, Sants-Montjüic es un distrito tranquilo y una estupenda opción para vivir en un entorno de paz y tranquilidad con grandes espacios de áreas verdes.

Ambiente de barrio

Sus calles son pacíficas y tranquilas, con vecinos de toda la vida como la columna vertebral de un distrito que se reinventa a sí mismo, siempre conservando su esencia original.

Estación de Sants

Cuenta con estupendas conexiones tanto dentro de Barcelona como hacia fuera, con Sants Estaciò como eje central y estaciones de metro vitales para el funcionamiento de la ciudad.

El Poble Sec y Montjüic

Los dos grandes atractivos turísticos del distrito: El Poble Sec, es uno de los barrios de moda de Barcelona; y la montaña de Montjüic es uno de los mayores símbolos de la ciudad.

De ser un viejo núcleo rural, a formar parte de Barcelona en 1897, comenzó a desarrollarse estrepitosamente durante la primera mitad del siglo XX, época en la que se construyeron iconos de la ciudad como la Plaça d’Espanya, la Fuente Mágina, el MNAC (Museo Nacional de Arte de Catalunya) o el Poble Espanyol.

Finalmente, como sucedió con gran parte de la ciudad condal, la celebración en 1992 de la XXV Olimpiada de Barcelona terminó por impulsar el desarrollo urbano del distrito, completando así el Anillo Olímpico con edificios tan únicos como el Palau Sant Jordi o la Torre de Comunicaciones de Montjüic.

Por todo ello, se ha convertido en un área de gran atractivo, y con una elevada calidad de vida, debido a sus zonas verdes y a una excelente comunicación hacia el exterior, que hacen este distrito una opción perfecta para invertir en Barcelona.

Tanto así que algunos barrios, como Sants-Badal, La Marina de la Port o La Bordeta tienen más de un 5% de rentabilidad bruta en alquiler. Una excelente relación entre la calidad de los barrios y sus viviendas, y el precio de venta.

Tendencias del mercado inmobiliario en Sants-Montjuic

Los datos clave para que te hagas una idea general del tipo de vivienda que puedes encontrar en Sants-Montjuic.

Precio medio de alquiler (€/m2/mes)

Nº de compra-venta de viviendas

Importe medio por m2

El precio medio por metro cuadrado de alquiler al mes en el distrito de Sants ha vivido un repunte desde 2015

De 2013 a 2017, el incremento en el número de transacciones de compra-venta en Sants-Montjüic fue de 126%: una tendencia al alza que lo posiciona como un excelente distrito para comprar una casa.

De igual manera, el precio medio por metro cuadrado de alquiler al mes en el distrito de Sants ha vivido un repunte desde 2015, al llegar a niveles que no se experimentaban desde antes de la crisis. Así, 2017 registró también un alza del 36% respecto al año anterior en el precio medio por m2 de las transacciones de compra y venta en Sants-Montjuic.

Tipología de viviendas en venta en Sants-Montjuic

Los datos clave para que te hagas una idea general del tipo de vivienda que puedes encontrar en este barrio.

Porcentaje de viviendas por precio/m2

Agrupados por habitaciones

Agrupados por tamaño

Más del 30% de las viviendas en venta en Sants-Montjuic se encuentran entre los 4000€ y 5000€ el metro cuadrado. Haciendo de este distrito una zona competitiva aunque no especialmente barata.

El precio por metro cuadrado en el distrito de Sants Montjuic está un poco por encima de la media de Barcelona, especialmente en los barrios más populares del mismo como el Poble Sec o el propio Sants.

Sin embargo debido a la popularidad de la zona sigue siendo un buen distrito para invertir en la compra de una vivienda, especialmente para aquellos pisos por debajo de los 4000€/m2.

Este distrito es especialmente indicado para familias ya que sus viviendas son amplias (la mayoría de los pisos en venta se encuentran por encima de los 60 metros cuadrados), y más del 60% de los inmuebles cuentan con al menos 2 o 3 habitaciones.

Demografía del barrio Sants-Montjuic

Comprueba el perfil de habitantes de la zona según sus características demográficas.

78,1/100

RENTA PER CAPITA

18,7 %

Nº EXTRANJEROS

24,1 %

EDUCACIÓN UNIVERSITARIA

68 %

FAMILIAS

Dentro de los barrios de Sants-Montjüic, aquel con un nivel de renta per cápita más alto es el de Sants (88.2; Bcn=100)

El distrito de Sants-Montjüic es una de las zonas más atractivas a la hora de comprar un piso para todo tipo de personas, tanto por su vertiginoso crecimiento y desarrollo, su excelente relación entre la calidad de las viviendas y el precio, o su vida pacífica.

Así lo demuestra también el porcentaje de extranjeros, que es sensiblemente más alto que el promedio de la ciudad (16.6%). Es un distrito en plena ebullición, con los datos que mejoran cada año al mismo ritmo que el precio tanto de alquiler como de venta se encarece.

Equipamientos Sants-Montjüic

El distrito de Sants Montjüic cuenta con todo tipo de servicios, con una gran variedad de de colegios, parques, jardines y tiene una impecable comunicación con toda la ciudad gracias a puntos vitales para la ciudad, como son la Plaça de Espanya o la Estación de Sants.

59 COLEGIOS

3 BIBLIOTECAS

11 CENTROS DE SALUD

2 COMISARÍAS

17M2/Hab ZONAS VERDES

1 ESTACIÓN TREN SANTS

2 LÍNEAS METRO

VARIAS LÍNEAS BUS

Precio medio actual del distrito de Sants-Montjüic y sus barrios

El precio medio del metro cuadrado en los barrios de Sants-Montjüic es relativamente estable.

El precio medio del metro cuadrado en los barrios de Sants-Montjüic es relativamente estable (según los datos del Ajuntament de Barcelona) en comparación a otros distritos en los cuales la diferencia entre uno y otro barrio es mucho más fluctuante.

A pesar de que no existen datos oficiales sobre el precio medio por metro cuadrado en La Marina del Prat Vermell – Zona Franca, una suposición es que los precios sean similares a los de La Marina de Port (2723€/m2).

De tal manera que los dos barrios de mayor precio son El Poble Sec (3936€/m2) y Sants (3666€/m2), mientras que La Marina de Port (2723€/m2) es considerablemente más barato que los demás.

Barrios de Sants-Montjüic

Mejores y peores barrios para vivir en Sants-Montjüic

El distrito de Sants-Montjüic es eminentemente residencial, con ligeras variaciones de precios entre sus barrios. Por ello, la ubicación, la oferta de ocio y sus comunicaciones son vitales a la hora de elegir una zona sobre otra.

Los precios relativamente bajos en algunos barrios de Sants-Montjüic, junto con su incesante desarrollo y estupendas conexiones con la ciudad, lo posicionan como un distrito en pleno crecimiento.

Vivir en el barrio de El Poble Sec

A los pies de la montaña de Montjüic, antiguamente era una zona militar en la que no se podía construir.

Su personalidad se fue construyendo con el tiempo. Su situación cercana al puerto de Barcelona, los obreros del barrio chino y El Poble Sec, los prostíbulos, cabarets y teatros confirieron una identidad particular que hoy se manifiesta en la mayor oferta teatral de la ciudad: el Teatro Apolo, Teatro Victoria, El Molino o El Teatro Condal.

Actualmente, El Poble Sec es un barrio de moda. Su amplia oferta de ocio, gastronómica y cultural, junto a su céntrica ubicación lo han posicionado como el barrio más caro de Sants-Montjüic, y el más demandado a la hora de comprar vivienda.

Su amplia oferta de ocio, gastronómica y cultural. Su céntrica localización y excelentes comunicaciones.

Algunas calles mal iluminadas, con fama –cada vez menor- de inseguras, especialmente las alejadas de Av. Paralel.

Vivir en el barrio de Hostafrancs

Entre la Gran Vía y Sants, es el sector más cercano a la Plaza de España.

Con su eje vital girando alrededor del Mercat d’Hostafrancs, fue desde su fundación a mitad del siglo XIX, un barrio de servicios.

Una zona residencial para las familias trabajadoras de la industria vaporera de la España Industrial, su desarrollo llegó entrado el siglo XX impulsado por el auge de la Plaza de Espanya y su cercanía con la Estación de Sants. Una zona tranquila y bien comunicada.

Cercanía con la Plaza de España y la Estación de Sants. Tranquilidad y calma.

Limitada oferta de ocio, restaurantes y bares.

Vivir en el barrio de La Bordeta

A finales del s.XIX y principios del XX, el barrio comenzó a atraer trabajadores que se instalaron en las casas bajas que ellos mismos construyeron.

En los años 60, se construyeron varios bloques a lo largo de la rambla de Badal, que se convirtieron en residencia de muchos trabajadores de las fábricas y empresas de la zona.

Es un barrio tranquilo, con gran importancia del comercio local. No es una zona de ocio nocturno, por lo que es tranquilo y poco ruidoso. Los precios de las casas son de los más bajos del distrito y la ciudad.

Precios bajos. Tranquilidad y silencio.

Existencia de grandes parques que, hasta hace no mucho tiempo, eran considerados inseguros.

Vivir en el barrio de La Font de la Guatlla

Un barrio con zonas muy diferentes entre sí.

Por una parte, casas bajas con calles con nombre de flor. Por la Gran Vía, edificios altos de pisos. Por último, el conjunto de la antigua fábrica Casarramona, rehabilitado para albergar la Fundación “Caixa Fòrum”.

De aspecto popular, al igual que Hostafrancs, este barrio bien podría representar a todo el distrito. Variado, con zonas verdes y con indicadores socioeconómicos equiparables a los de Sants-Montjüic en su conjunto.

Los equipamientos escasean, aunque la oferta aumenta si se consideran también las zonas adyacentes.

Vivir rodeado de naturaleza, junto a la montaña de Montjüic: practicar deporte sin salir del barrio.

Mejora con los años, pero en este tramo, la Gran Vía es ruidosa y algo caótica.

Vivir en el barrio de La Marina de Port

Hoy, vive una metamorfosis con La Fira de Barcelona ocupando buena parte de su territorio.

Un complejo entramado de pequeños vecindarios compone este diverso barrio que se ha ganado la dudosa fama de haber acogido el “supermercado de la droga”. Hoy, vive una metamorfosis con La Fira de Barcelona ocupando buena parte de su territorio.

Además, la llegada del metro, su cercanía con el aeropuerto y la zona Franca, y sus precios bajos, auguran un futuro mucho más atractivo para el barrio de la mano de los promotores de viviendas y su buena rentabilidad.

Los precios bajos y futuro prometedor. Buena rentabilidad de inversión.

Una urbanización aún limitada. Ausencia de servicios y oferta comercial.

Vivir en el barrio de La Marina del Prat Vermell

Uno de los barrios nuevos. Hasta 2015, contaba únicamente con 1145 habitantes.

Ubicado en una zona eminentemente industrial, recientemente se ha aprobado su reconversión en barrio residencial para unos 30.000 habitantes.

Entre 1980 y el año 2000, el territorio que conformaba esta zona era considerado un foco marginal y de compraventa de estupefacientes. Actualmente, los distintos proyectos de urbanización lo posicionan como uno de los sectores con mayor margen de crecimiento.

Precios bajos. Alta rentabilidad y gran margen de crecimiento.

Estigma de barrio inseguro. Ausencia casi total de servicios y comercios.

Vivir en el barrio de Sants

El barrio más antiguo y poblado del distrito.

El barrio más antiguo y poblado del distrito, aquel que le da su nombre: el núcleo rural que pasó a ser un barrio industrial y que actualmente vive un auge debido a la construcción de la línea de trenes, la carretera de Sants y toda una amplia oferta de establecimientos comerciales, pisos y casas.

Sin grandes atracciones turísticas, el barrio de Sants cuenta con estupendas conexiones. A 10 minutos de la Plaça Catalunya a través del tren regional Renfe, es una zona muy accesible. Uno de los tres barrios de Barcelona con mayor oferta de pisos en alquiler.

Con un aire comercial, es una excelente zona para familias con niños. La calle de Sants es la calle comercial más larga de Europa. Algunas calles ruidosas, aunque muchas zonas verdes.

Aire de pueblo, tranquilo y pacífico. Estupenda conexión con toda la ciudad. Zonas verdes y gran oferta comercial.

Algunas calles son ruidosas y con tráfico. Sin atracciones turísticas.

Vivir en el barrio de Sants-Badal

En el límite entre el distrito de Sants y L’Hospitalet de Llobregat, tiene una frontera mucho más virtual que real.

Ya no separa las dos ciudades, sino que articula.Uno de los barrios más pequeños de Sants-Montjüic, y como el resto del distrito, con un pasado industrial.

Actualmente, es un barrio completamente residencial. Partido en dos por la calle de Sants, conserva un aire de pueblo: tranquilo, sin sobresaltos y con todos los servicios cercanos. Los vecinos hablan excelentemente del barrio.

Muy bien comunicado. Con comercios de barrio y un futuro prometedor. Precios relativamente bajos.

La calle de Sants puede ser ruidosa y con tráfico. La calidad de los servicios aún tiene margen de mejora.