¿Quieres invertir en Kasaz? ¿Quieres invertir en una startup de proyección internacional? Invierte en Kasaz Invierte

GUÍA PARA COMPRAR PISO EN HORTA-GUINARDÓ

- Barcelona -


VER VIVIENDAS EN VENTA EN ESTA ZONA

Horta-Guinardó de un vistazo

328.247 €

PRECIO MEDIO DE LA VIVIENDA

3.819 €

RANGO DE PRECIO POR M2

1.815

VIVIENDAS VENDIDAS EN EL AÑO 2017

Si te interesa comprar una vivienda en Horta-Guinardó en Barcelona, el tercer distrito más extenso de la ciudad, esta guía te ayudará a tener unas nociones básicas sobre el mercado inmobiliario en la zona.

Horta-Guinardó es un distrito distinto al resto de Barcelona, siempre condicionado por la diversidad de su medio físico, con áreas tan diferentes como Collserola, Vall d’Hebron o la rambla de Horta, por lo que su estructura urbana es muy característica, amoldada a cada área. Esto hace que cada sector esté muy bien diferenciado.

Por otro lado, esta misma forma de su suelo, y el hecho de que Horta-Guinardó está rodeado de naturaleza, las actividades al aire libre son uno de los grandes beneficios de vivir aquí: con excelente orientación, temperaturas adecuadas, poca polución y proximidad a parques, jardines y el parque natural de Collserola.

Representa el 10.4% de la población de Barcelona, y el porcentaje de extranjeros es bastante más bajo que la media de Barcelona: 12.6% de extranjeros en Horta-Guinardó por 17.8% de Barcelona. Su relativo aislamiento geográfico, y su tardía integración a la zona urbana, refleja su poca diversidad de habitantes.

Horta-Guinardó comenzó a urbanizarse a partir de los años cincuenta del siglo XX, distanciado de los demás distritos por sus condiciones geográficas. Zona de pasado rural y abundante vegetación, ha sido siempre el gran mirador de Barcelona.

El distrito ya no está aislado: con importantes recintos (Vall d’Hebron, las Llars Mundet o el Hospital Sant Pau) así como zonas de ocio (el parque de Collserola, los Tres Turons o el Laberint d’Horta), instalaciones deportivas y transporte público. Actualmente, Horta-Guinardó disfruta de una época de crecimiento y desarrollo económico.

La oferta de pisos y casas en venta suele variar de acuerdo al barrio, aunque generalmente suelen ser viviendas de entre 65 y 75 m2. En 2017, el barrio en el que se vendieron las casas más amplias fue Can Baró, con un promedio de 86m2; mientras que en Vall d’Hebron se vendieron las más pequeñas, con una media de 59.8m2.

Si quieres comprar casa en Horta-Guinardó, un distrito tranquilo, con calles empinadas e irregulares, rodeado de naturaleza y paz; esta guía te ayudará para decidirte cuál es el barrio que mejor se acomoda a tus intereses.

Es un distrito que aún cuenta con restos de su pasado rural no tan alejado: casas bajas en calles estrechas, parques y masías, y vecinos ajenos al bullicio del centro de la ciudad.

Por qué comprar casa en Horta-Guinardó de Barcelona es buena inversión

Horta-Guinardó es un distrito que durante siglos estuvo separado social y geográficamente de Barcelona, hasta hace apenas 70 años. Su relieve accidentado, lleno de montañas, colinas y valles, lo mantuvo aislado. Es una zona de naturaleza salvaje, uno de los mejores miradores sobre Barcelona.

Precios accesibles

El precio promedio por casa vendida en 2017 fue de 178.145€, bastante más bajo que la media de Barcelona. Este factor, junto al hecho de que el número de transacciones de compra-venta en el distrito han aumentado un 137% en cuatro años, lo posicionan como un excelente lugar para invertir.

Paz, naturaleza y tranquilidad

Horta-Guinardó es un distrito que ha crecido lentamente, apartado del núcleo urbano. Hoy, el hecho de que esté aislado es visto por mucha gente como una ventaja. Rodeado de montañas y naturaleza, aquí se encuentra el equilibrio perfecto entre la ciudad y la calma.

Aumenta la demanda de viviendas

Mientras que, del 2013 al 2017, el precio por metro cuadrado en venta apenas ha aumentado un 28%; la demanda de pisos en venta ha aumentado a más del doble: de 765 viviendas vendidas en 2013 a 1.815 en 2017. Es un distrito en franco crecimiento y con mucho potencial.

Ubicado en el nordeste de Barcelona, entre Gràcia y Nou Barris, Horta-Guinardó es un distrito único. Con pendientes, calles empinadas, rodeado de colinas y montañas. Con el fantástico parque de Collserola y las mejores vistas de la ciudad.

Su ubicación periférica lo aleja de los principales ejes de desarrollo de Barcelona: el paseo de Gràcia, la avenida Diagonal y buena parte de L’Eixample, áreas donde se concentran las actividades más especializadas.

De tal modo que la economía de Horta-Guinardó se basa en los servicios de consumo, principalmente el comercio minorista. La actividad industrial tiene peso, pero residual en comparación a otros distritos.

Aquí, las grandes infraestructuras hospitalarias han facilitado el establecimiento de fábricas de productos farmacéuticos, otorgándole al distrito un carácter específico y un cierto nivel de especialización en temas sanitarios y farmacéuticos.

Es un lugar con encanto, para vivir la vida tranquilamente, a un paso más calmado que en el centro de la ciudad. Ideal para familias que buscan el contacto con la naturaleza a precios accesibles.

Dentro de los inconvenientes, podría encontrarse que en determinadas zonas, el tener vehículo propio se convierte en casi una necesidad. Hay líneas de bus que llegan a todos los rincones, pero los horarios son limitados.

Si buscas invertir en una casa cercana a la montañas, rodeada de naturaleza, en un entorno tranquilo y residencial a precios más bajos que la media de Barcelona, Horta-Guinardó es tu distrito.

Además, también da un excelente rendimiento de la inversión, debido a los bajos precios y la alta demanda. Es uno de los distritos con mejores oportunidades para invertir.

Tendencias del mercado inmobiliario en Horta-Guinardó

Los datos clave para que te hagas una idea general de la evolución y proyección de la compra/venta de viviendas en Horta-Guinardó.

Precio medio de alquiler (€/m2/mes)

Nº de compra-venta de viviendas

Importe medio por m2

De 2013 a 2017, el incremento en el número de transacciones de compra-venta en Horta-Guinardó fue de 137%

De 2013 a 2017, el incremento en el número de transacciones de compra-venta en Horta- Guinardó fue de 137%: uno de los mayores incrementos de la demanda en estos últimos cuatro años en Barcelona.

Horta-Guinardó es un distrito con mucho potencial, debido a que los precios suben lentamente mientras la demanda va al alza frenéticamente. Por ejemplo, el aumento en el precio medio por m2 de las transacciones de compra venta apenas aumentó un 28%.

Esto es, existe un mayor crecimiento en la demanda que en la subida de los precios. Mientras que la oferta de pisos y casas en venta tiene un precio estable, las oportunidades para vender y comprar se multiplican debido a los precios accesibles y el aumento de la demanda.

Esto significa que invertir en este momento en Horta-Guinardó es una apuesta segura: es buen momento para comprar casa, y buen momento para vender.

Por otro lado, el precio del alquiler por m2 en Horta-Guinardó, desde 2011 hasta 2017 ha aumentado apenas un 12.5%: desde 10.57€ hasta 11.88€ por cada metro cuadrado. Es un incremento estable, comparable a otros distritos como Sant Andreu.

La diferencia radica principalmente en el tamaño de las viviendas en venta: mientras en Sant Andreu son más amplias, en Horta-Guinardó son ligeramente más pequeñas, lo que tiene un impacto en el precio total.

En definitiva, Horta-Guinardó es un estupendo distrito para invertir actualmente. Si vivir alejado del bullicio, rodeado de naturaleza, en un entorno de paz y tranquilidad, es lo que buscas, entonces este momento es el indicado para invertir en una casa en este distrito.

Tipología de viviendas en venta en Horta-Guinardó

Los datos clave para que te hagas una idea general del tipo de vivienda que puedes encontrar en este distrito.

Precio por m2

Agrupados por habitaciones

Agrupados por tamaño

El precio medio por metro cuadrado de los pisos en venta en Horta-Guinardó en Kasaz se sitúa en 3.819 €.

Horta-Guinardó es uno de los distritos con mejor rendimiento de la inversión. Más del 50% de las casas en venta en Kasaz se encuentran en un rango de precio por metro cuadrado entre 3.000€ y 4.000€.

De igual manera, las viviendas que se encuentran en venta en nuestro portal en Horta-Guinardó son amplias: un 73% de ellas tienen tres habitaciones o más.

Los precios medios que podemos encontrar tienen un precio relativamente más alto que el promedio del total de los pisos en venta, y esto está relacionado con dos factores: 1), que en Kasaz utilizamos el precio medio por metro cuadrado útil (no de construcción) y 2) que en este portal podrás encontrar una gran variedad de pisos de obra nueva con acabados de excelente calidad.

Demografía del distrito Horta-Guinardó

Comprueba el perfil de habitantes de la zona según sus características demográficas.

79,2/100

RENTA PER CAPITA

12,60 %

Nº EXTRANJEROS

23,8 %

EDUCACIÓN UNIVERSITARIA

58 %

FAMILIAS

Dentro de los barrios de Horta-Guinardó, aquel con un nivel de renta familiar más alto es el de Can Baró (96.0; Bcn=100).

Por otra parte, el barrio con un nivel de renta más baja de Horta-Guinardó es El Carmel, con 54.5 puntos, sensiblemente más bajo que el de la media de Barcelona (100). Le sigue, ya con 75.8 puntos, La Teixonera.

Entre los 80 y los 90 puntos se encuentran, en orden ascendente, El Guinardó (80.1), Horta (80.6), Montbau (82.2), Sant Genís del Agudells (86.3) y Vall d’Hebron (87.5).

Y, por debajo de Can Baró como los barrios con mayor renta familiar del distrito, en orden descendente, se encuentran La Font d’en Fargues (94.8), El Baix Guinardó (92) y La Clota con 91.4, aunque es justo decir que éste último barrio apenas cuenta con 611 habitantes.

En términos de población absoluta, el barrio con mayor número de habitantes es El Guinardó con 36.538 habitantes. Le sigue El Carmel (31.583), Horta (26.743) y El Baix Guinardó (25.734).

Barrios con una población total mucho más baja, se encuentran La Teixonera (11.634), La Font d’en Fargues (9.3909 y Can Baró (9.020). Le siguen Sant Genís dels Agudells (6.971), Vall d’Hebron (5.792) y Montbau (5.171). Y por último, como hemos mencionado, La Clota cuenta con apenas 611 habitantes.

Por otro lado, Horta-Guinardó es una zona predominantemente de habitantes locales. Es uno de los distritos con menor porcentaje de extranjeros de toda Barcelona: menor al 13%. Las familias representan un 58% del total de las viviendas, un porcentaje inusualmente alto para una zona tan eminentemente residencial.

Equipamientos Horta-Guinardó

El distrito de Horta-Guinardó cuenta con todo tipo de servicios, algunos de ellos a gra escala. El Llars Mundet, el Instituto Vall d’Hebron o el Hospital de Sant Pau son una muestra de la modernización de sus infraestructuras en el último medio siglo.

42 COLEGIOS

4 BIBLIOTECAS

1 CENTROS DE SALUD

1 COMISARÍAS

7,8 M2/Hab ZONAS VERDES

0 ESTACIÓN TREN

2 LÍNEAS METRO L3/L5

VARIAS LÍNEAS BUS

Precio medio actual del distrito de Horta-Guinardó y sus barrios

El precio del metro cuadrado de los barrios de Horta-Guinardó es relativamente estable, al encontrarse todos en un margen de entre los 2.000€ y los 3.600€ por m2.

El barrio donde el precio por m2 es mayor es Vall d’Hebron, llegando a los 3.600 € por metro cuadrado.

Por otro lado, y sin tener suficientes datos de La Clota, el barrio con un menor precio por metro cuadrado de Horta-Guinardó es Sant Genís dels Agudells. Resulta un tanto paradójico que, a pesar de que es el barrio más barato por m2, tiene un alto nivel de renta familiar. Más de 30 puntos del índice de renta que El Carmel, lo cual podría explicarse por su ubicación y relativo aislamiento.

En 2017, según datos del Departamento de Estadística del Ayuntamiento de Barcelona, siguiendo en precio por metro cuadrado a Vall d´Hebron, se encuentra El Baix Guinardó y La Font d’en Fargues, con precios similares. El resto de los barrios de Horta-Guinardó se encuentran por debajo de los 3.000€ por metro cuadrado.

Barrios de Horta-Guinardó

Mejores y peores barrios para vivir en Horta-Guinardó

El distrito de Horta-Guinardó es muy distinto a otros de Barcelona. Su orografía limita considerablemente el acceso al transporte público, especialmente del metro, y establece aparentes diferencias entre barrios.

Si bien todo el distrito comenzó a desarrollarse más o menos en la misma época, a partir de la segunda mitad del siglo XX, las partes más cercanas a las montañas y las colinas tienen la dificultad añadida de que sus habitantes requieren de vehículo propio para acceder libremente.

Horta-Guinardó es un distrito con personalidad, cuya identidad se ha ido creando con el paso el tiempo. En sus barrios, el comercio minorista y la industria sanitaria son el motor económico al carecer de otro tipo de industria terciaria o de turismo.

Limitado por su estructura, su diseño urbano se ha ido amoldando a sus características. Los barrios más alejados tienen la ventaja de estar completamente rodeados de naturaleza, y la desventaja de saberse más aislados: sin gran variedad de transporte público.

Aunque, de hecho, todos los barrios de Horta-Guinardó cuentan con una amplia variedad de paradas y líneas de autobús.

De tal manera que, si estás buscando una casa en venta en Horta-Guinardó, es importante saber cuáles son las ventajas y desventajas de cada uno de los barrios, y si se acomoda a las características que estás buscando.

Vivir en el barrio El Baix Guinardó

Un barrio con personalidad propia, con una trama urbana de edificación compacta donde la mayoría son bloques de pisos construidos después de 1950. Comercialmente activo, sus calles están llenas de comercio de barrio.

En 2017, en El Baix Guinardó se vendieron 411 casas con una superficie media de 72,3 m2 construidos a un precio promedio de 272.500 € (3.552€ por metro cuadrado).

Con una configuración urbana similar al de l’Eixample, tiene como puntos más importantes la Plaça d’Alfons X el Savi, el Parc de les Aigües, la Casa de les Altures (caserón de estilo neoárabe), el Mas Casanovas (caserón medieval), la Quinta de Salut de l’Aliança, los Jardines Príncep de Girona, la Ronda del Guinardó y el Túnel de la Rovira.

El precio medio en alquiler por metro cuadrado es El Baix Guinardó es de 12,59€/m2, uno de los más altos del distrito. De igual modo, en 2017 se registraron 746 contratos de alquiler en el barrio.

Cuenta con todo tipo de servicios: es un barrio muy completo, residencial y tranquilo. Sus habitantes de lo único que se quejan es de la ausencia de aparcamientos y de las cuestas: las subidas y las bajadas en sus calles.

Comercios minorista y todo tipo de servicios. Precios accesibles en comparación a la media de Barcelona.

Problemas para aparcar. Muchas cuestas.

Vivir en el barrio del Camp de Can Baró

Con menos de 9 mil habitantes, Can Baró es un tranquilo barrio residencial que se extiende alrededor del Turó de la Rovira, una colina perteneciente a la sierra de Collserola.

En 2017, en Can Baró se vendieron 126 viviendas con una superficie media de 86,4m2 construidos a un precio medio de 221.300 € (2.423 € por m2).

Al igual que varios de los barrios de Horta-Guinardó, Can Baró cuenta con pronunciadas pendientes producto de su orografía accidentada, formando numerosos desniveles. Es un barrio muy pequeño, con poca población y muy tranquilo.

Es una zona de gente trabajadora, tranquila y respetuosa que está buscando vivir en un barrio cercano a áreas verdes, con una gran cantidad de transporte público y a precios accesibles.

El 72% del uso de suelo está destinado a la vivienda, por lo que es una zona eminentemente residencial. Dentro de los inconvenientes se encuentra la ausencia de algunos servicios especializados, como bibliotecas.

El alquiler medio por metro cuadrado mensual en Can Baró se encuentra en 12,42 €, dentro de un rango de precios medio, y en 2017 se firmaron 269 contratos de alquiler.

Zona tranquila y residencial. Precios accesibles.

Ausencia de algunos servicios. Poco comercio. Cuestas y calles empinadas.

Vivir en el barrio de El Guinardó

Con el Parc del Guinardó, una de las zonas verdes más grandes de Barcelona, y destacados edificios modernistas, El Guinardó es un agradable y bien comunicado barrio residencial.

El Guinardó pasó de ser una zona de casas aisladas de veraneantes barceloneses a un barrio residencial poblado de bloques de pisos de gente trabajadora. Aquí se encuentra el Hospital de Sant Pau de Lluís de Doménech i Montaner, patrimonio de la Humanidad.

La mayor parte de las casas en venta en El Guinardó suelen ser pisos ubicados en edificios de poca altura (entre 3 y 4 plantas) o en pequeñas casas. Los pisos en venta, tanto en compra como en alquiler, suelen ser económicos en comparación a la media de Barcelona.

En 2017, en El Guinardó se vendieron 388 viviendas con una superficie media de 73,7 m2 construidos a un precio medio de 202.200 € (2.742 € por metro cuadrado).

Actualmente, con 36.538 habitantes es el barrio más poblado de Horta-Guinardó. Con multitud de comercio de barrio, calles tranquilas y el aire puro del Parc del Guinardó, es un fantástico barrio para familias con niños. La gente joven, por lo general, suele evitarlo debido a su escasa oferta de ocio nocturno.

El Guinardó cuenta con una oferta considerable de pisos de obra nueva a buen precio (alrededor de los 3.000€ el metro cuadrado), y el precio en alquiler por m2 se encuentra en 12,28 €.

Tranquilo barrio residencial con una amplia oferta de pisos en venta.

Poca oferta de ocio nocturno. Dificultad para encontrar aparcamiento en algunas zonas.

Vivir en el barrio de La Font d’en Fargues

Una de las zonas más desconocidas de la ciudad: es el área más residencial de Horta-Guinardó. Lleno de cuestas y con una orografía accidentada, es un barrio en la montaña. Para bien y para mal.

Un barrio de vecinos: tranquilo y residencial. La tranquilidad y proximidad de la montaña son sin duda un factor que atrae a sus habitantes.

Lleno de callejones empinados, con cuestas y torres, con pisos y casas en venta concebidos para un público de nivel socioeconómico superior al de las zonas vecinas.

Al ser un buen barrio residencial, cuenta con todo tipo de comercio minorista, aunque se echan en falta equipamientos municipales.

En 2017, en Sant Andreu se vendieron 87 viviendas con una superficie media de 83,7m2 construidos a un precio medio de 277.300 € (3.397 € por metro cuadrado).

Es un barrio con una población media en el distrito: lejos de Horta, El Baix Guinardó, El Carmel y El Guinardó (todos con más de 25.000 habitantes). La Font d’en Fargues cuenta con 9390 habitantes, similar a la población de La Teixonera o Can Baró.

El alquiler medio mensual por metro cuadrado ronda los 13.11 €/m2, y en 2017 se firmaron 128 contratos de alquiler en el barrio. Es el segundo barrio del distrito con mayor índice de renta familiar (solo por detrás de Can Baró).

Comercio, naturaleza, paz y tranquilidad.

Deficiencia de servicios municipales y transporte público.

Vivir en el barrio de El Carmel

El barrio con el índice de renta más baja del distrito. Ya sin los estigmas de las décadas anteriores, El Carmel está en un proceso de transformación, con un ambiente dinámico como vecinos de orígenes muy diversos.

Ha sido, desde siempre, un barrio popular. Con la primera oleada de inmigrantes de la década de los treinta del siglo pasado, aparecieron los asentamientos espontáneos tipo chabolistas. En la década de los 50, con la llegada masiva de la inmigración del resto de España, se construyeron los grandes bloques de vivienda que hoy conforman el barrio.

La población actual es el resultado de aquellas oleadas migratorias, a las que se han sumado nuevos vecinos, especialmente de Bolivia, Ecuador y Pakistán. La oferta de pisos en venta suele estar enfocada en la clase trabajadora, por lo que los precios son más bajos que la media de Horta-Guinardó (y por supuesto, de Barcelona).

En 2017, en El Carmel se vendieron 344 viviendas con una superficie media de 66,5m2 construidos a un precio medio de 144.600 € (2.147 € por metro cuadrado).

Desde los comienzos de la urbanización de la zona, el barrio careció de una red adecuada de equipamientos: sobre todo, educativos y sanitarios. Ha ido mejorando poco a poco durante las últimas décadas, pero el rezago es evidente con otras zonas de la ciudad.

Otro de los inconvenientes es el transporte público. Con su situación alejada del centro y de complicado acceso, en 2005 se produjo el hundimiento del túnel de las obras del metro, lo que forzó al ayuntamiento a intervenir con un programa de mejoras urbanas.

La proximidad con la montaña la posición elevada brinda excelentes vistas de Barcelona. Un ambiente vibrante y multicultural.

Deficiencias urbanísticas e irregularidades del terreno.

Vivir en el barrio de La Teixonera

Un pequeño barrio densamente poblado. Por su ubicación junto a la Ronda de Dalt, es fácil acceder en coche. Al igual que en otros barrios, su crecimiento explosivo a mitad del siglo pasado dio como resultado un barrio con un trazado caótico, saturado de edificios en calles estrechas.

La Teixonera es un barrio históricamente unido a uno de los barrios del distrito de Gràcia: Vallcarca i els Penitents. Por ello, algunas de sus entidades funcionan de manera conjunta en ambos barrios. Es un barrio tranquilo y residencial, de clase trabajadora.

En 2017, en La Teixonera se vendieron 92 viviendas con una superficie media de 67,7m2 construidos a un precio medio de 140.000 € (2.217 € por metro cuadrado).

Actualmente, la mayor parte de las deficiencias iniciales del barrio en términos de equipamiento, servicios y transporte público ha sido subsanado; si bien su pasado de clase obrera continúa siendo parte de la identidad de La Teixonera.

Hoy en día, el Ayuntamiento de Barcelona ha puesto en marcha un Plan de Barrios entre La Teixonera y Sant Genís dels Agudells, un programa destino a paliar las problemáticas sociales y fomentar el desarrollo de ambos barrios. En este plan se invertirán 15 millones de euros.

De igual manera, en los últimos años y para contrarrestar las fuertes pendientes y cuestas, se han instalado varias escaleras mecánicas en el barrio.

Un barrio tranquilo, residencial y bien comunicado.

Deficiencia de equipamientos y accidentada orografía.

Vivir en el barrio de Sant Genís dels Agudells

Más allá de la Ronda de Dalt y el Hospital de Vall d’Hebron, en las faldas de Collserola, este barrio permanece aislado del resto de la ciudad. Una de las zonas más desconocidas de Barcelona, incluso por los mismos barceloneses. Es el segundo barrio más envejecido de la ciudad.

Antiguamente, Sant Genís dels Agudells era un barrio muy unido a La Teixonera. El proyecto de la Ronda de Dalt, si bien logró conectar diversas zonas de Barcelona, dejó completamente aislado a Sant Genís.

Al igual que otros barrios de Horta-Guinardó, la movilidad es complicada debido a su ubicación junto a la montaña: pendientes, cuestas, escaleras y calles empinadas. Pero en Sant Genís dels Agudells el problema es mayor debido a un factor demográfico: es el segundo barrio más envejecido, y muchos de los vecinos son octogenarios o nonagenarios.

Lo cierto es que es un barrio que ha mejorado con el tiempo, y continúa renovándose día tras día. En primavera, el verde se adueña del paisaje y el olor de las flores transportan a sus vecinos hacia un sitio lejano, lleno de paz y tranquilidad.

En 2017, en Sant Genís dels Agudells se vendieron 40 viviendas con una superficie media de 79,8 m2 construidos a un precio medio de 157.600 € (2.081 € por metro cuadrado).

En cuanto al precio por alquiler, es el más barato del distrito de Horta-Guinardó: 9.52 € por metro cuadrado, y en 2017 se firmaron 170 contratos de alquiler (14 al mes), según datos del Ayuntamiento de Barcelona.

Un barrio tranquilo y residencial, rodeado de naturaleza.

Aislado del resto de barrios, con problemas en el transporte público y en los equipamientos.

Vivir en el barrio de Montbau

Al norte de Sant Genís dels Agudells, Montbau es el otro barrio a los pies del Collserola, separado del resto de los barrios de Horta-Guinardó por la Ronda de Dalt.

Como la mayor parte de los barrios del distrito, comenzó a urbanizarse en la década de los 50 del siglo pasado, provocado por la inmigración proveniente de otras regiones españolas hacia Barcelona.

Es un barrio tranquilo y residencial, de clase trabajadora, con un índice de renta familia de 82.5 (comparado al 100 de la media de Barcelona), y sus habitantes apenas superan los 5.000.

En 2017, en Montbau se vendieron 41 viviendas con una superficie media de 65,1m2 construidos a un precio medio de 140.800 € (2.199 € por metro cuadrado).

Con servicios cercanos, sus habitantes lo describen como un barrio con un muy buen urbanismo, tranquilo y bien comunicado. Un barrio humilde, tranquilo y acogedor.

En 2017, el precio medio del alquiler por metro cuadrado es de 12.52€/m2, y se registraron 141 contratos de alquiler. De los precios en alquiler en Horta-Guinardó, se posiciona como uno de los más caros del distrito, sólo por debajo de La Font d’en Fargues y El Baix Guinardó.

Ambiente acogedor, tranquilo y familiar. Servicios aceptables.

Geográficamente aislado del resto de la ciudad. Limitadas comunicaciones.

Vivir en el barrio de Vall d’Hebron

El tercer barrio más extenso de Barcelona, a los pies de la sierra de Collserola. Con fácil acceso y buenas comunicaciones por metro y transporte urbano, es el barrio más caro para comprar casa en Horta-Guinardó.

En 2017, en Vall d’Hebron se vendieron 25 viviendas con una superficie media de 59,8m2 construidos a un precio medio de 210.400 € (3.615 € por metro cuadrado).

Vall d’Hebron tiene excelentes comunicaciones gracias a las tres paradas de metro (Vall d’Hebron, Montbau y Mundet) y numerosas líneas de bus a través de las cuales se puede acceder.

Con instalaciones deportivas, residenciales y áreas verdes, cuenta también con 10 escuelas públicas, una privada y otra concertada. No tiene demasiada actividad comercial a excepción del mercado de la Vall d’Hebron.

Con un típico entramado de Horta-Guinardó, sus calles son empinadas. Al igual que el resto del distrito, el barrio se formó desde 1952 con grandes bloques de viviendas para los inmigrantes del resto de España.

Los precios de las viviendas, si bien es el más alto de Horta-Guinardó, están por debajo de la media de Barcelona. Eso sí: por su ubicación y su precio, se venden muy pocas viviendas al año.

Es un barrio con muchas ventajas, con excelentes equipamientos sanitarios, deportivos y de transporte público. En definitiva, una buena zona tranquila y con muchas zonas verdes.

Todo tipo de equipamientos y buenas conexiones. Áreas verdes. Tranquilidad.

Un precio algo elevado para el distrito. Cuestas y calles empinadas.

Vivir en el barrio de La Clota

Un barrio de identidad rural, es uno de los más antiguos de Horta-Guinardó. Uno de los barrios más desconocidos de Barcelona. Un pueblo con alma de aldea dentro de la gran metropoli barcelonesa.

En La Clota, el silencio es lo habitual. Como si de un pueblo se tratara, más que un barrio. Un sitio para retroceder en el tiempo: donde los habitantes se conocen, se saludan y conforman uno de los sitios más tranquilos de la ciudad.

Con 611 habitantes, es el barrio de Barcelona menos poblado. Y así es como lo desean sus habitantes: es uno de los menos densos, de los más pequeños y de los más tranquilos. La mayor parte de sus habitantes llevan en el barrio toda la vida.

Con dos bares en el barrio, y prácticamente sin comercio, es una zona rural a unos pocos minutos del mercado de Horta. Tiene sus carencias, y es una zona en la que prácticamente no existe un mercado inmobiliario.

Como prueba de ello, en 2017, en La Clota se vendieron solo 2 viviendas con una superficie media de 265 m2 construidos. Sobre los precios, no se tiene información del Ayuntamiento.

De igual modo, el año anterior se alquilaron apenas 8 viviendas, a un precio medio de 15.07 € por metro cuadrado. De manera sorprendente, es uno de los barrios de Horta-Guinardó con mayor índice de renta familiar (91.4 sobre 100), apenas ligeramente más bajo que el de Barcelona.

Un ambiente acogedor, tranquilo, con alma de pueblo. Para los amantes de la tranquilidad.

Ausencia casi total de comercio y de equipamientos (aunque cercano a otros barrios mejor equipados).

Vivir en el barrio de Horta

Con un pasado medieval rural, Horta pasó a convertirse en un área de veraneo de la burguesía barcelonesa y, posteriormente, es un barrio residencial de clase trabajadora.

Aún conserva sus esencias históricas: con algunas masías de la época medieval, torres de la burguesía catalana y un carácter de pueblo con muchas áreas verdes. Es un barrio residencial, con una gran diversidad de casas en venta.

En 2017, en Horta se vendieron 259 viviendas con una superficie media de 73,5m2 construidos a un precio medio de 192.900 € (2.602 € por metro cuadrado).

En algunas zonas del barrio se encuentran casas aisladas, y cuenta con muchas zonas verdes. En muchos sentidos, aún sigue pareciendo un pueblo: con gente de toda la vida, un ambiente familiar, y comercio minorista de barrio.

Gracias a su cercanía con la Ronda de Dalt, es muy fácilmente accesible en coche. El transporte público también cuenta con buenas conexiones, con paradas de metro y estaciones de bus.

La vida en el barrio de Horta no es para todo el mundo, lo que también podría aplicarse para todos los otros barrios de Horta-Guinardó. Para aquellos que son muy urbanitas, y que quieren sentir la vibrante vida de Barcelona, no es la zona.

Si en cambio, buscas una vida tranquila de barrio, donde la gente se conoce y se saluda, sin ruidos atronadores, turismo masivo, tráfico o polución, Horta-Guinardó es una excelente opción.

En 2017, el precio medio del alquiler por metro cuadrado es de 11.65€/m2, y se registraron 582 contratos de alquiler. Es el cuarto barrio de Horta-Guinardó con mayor cantidad de de contratos de alquiler firmados en el distrito (sólo por detrás de El Guinardó, El Baix Guinardó y La Font d’en Fargues).

Barrio familiar, tranquilo y seguro. Sin ruido, tráfico y bien comunicado.

Ausencia de comercios y servicios disponibles en otras zonas de la ciudad.