Compradores

Los 5 tipos de comisiones de una hipoteca

24/05/2022

author:

Tiempo de lectura: 4 minutos

Si vas a comprarte un piso y quieres pedir un préstamo, te interesará saber los 5 tipos de comisiones de una hipoteca, para no equivocarte antes de tiempo y saber tomar la mejor decisión.

Seguramente sabrás que para poder pedir una hipoteca, necesitas cumplir una serie de requisitos que pueden variar según el banco al que vayas a solicitarla. 

Hay que tener en cuenta algunas cosas básicas, como por ejemplo, tener la identificación personal al día, documentos sobre la situación laboral, ingresos estables, no tener deudas y poseer un margen de dinero ahorrado para poder invertirlo en gastos adicionales, etc. 

Existen 5 tipos de comisiones de una hipoteca que puede cobrar el banco en según que situaciones.
Existen 5 tipos de comisiones de una hipoteca que puede cobrar el banco en según que situaciones.

Dentro de este dinero adicional encontramos las comisiones que un usuario debe pagar una vez se le haya concedido la hipoteca. Debes tener en cuenta los gastos habituales de notaría, trámites de tasación, registro e impuestos, y saber que los bancos aplican hasta 5 tipos de comisiones. 

¿Cuáles son las comisiones que cobra el banco?

Comisión de apertura

La comisión de apertura, es aquella que paga el cliente solamente por formalizar la hipoteca o préstamo en cuestión. Durante este proceso, el banco investiga si la solvencia del cliente es suficiente como para proseguir con los siguientes pagos de la hipoteca. Este coste puede llegar a suponer un 1% del total de la hipoteca. 

Hace unos años, el banco también podía cobrar comisión por el estudio y gestión, donde el banco comprobaba a través de diferentes operaciones la solvencia del cliente en profundidad. 

También cobraba los gastos de formalización que suponía un porcentaje de la hipoteca total y significaba la confirmación del inicio y aprobación de la hipoteca. 

Comisión por novación

Otra de las comisiones que existen es la comisión por novación, un cobro que hace el banco al cliente si éste decide hacer cambios posteriores a la formalización de la hipoteca. 

Este gasto suele representar un 1% del capital pendiente a pagar, y puede variar según el tipo de hipoteca que se ha pactado. Si el cambio significa cambiar el tipo de interés de fijo a variable y se produce en los 3 primeros años de la formalización, esta comisión no superará el 0,15%. 

Si quieres cambiar alguna cláusula del contrato hipotecario, te puede costar un 1% de interés.
Si quieres cambiar alguna cláusula del contrato hipotecario, te puede costar un 1% de interés.

El siguiente coste que cobra un banco es la comisión por amortización anticipada. Esto sucederá cuando el cliente quiera pagar una parte de la deuda en un plazo anticipado. 

Comisión por amortización anticipada

En el momento que se formaliza un préstamo o una hipoteca, hay que tener en cuenta que el banco confirma unos plazos determinados, de éstos dependen sus intereses, entre otras cosas. 

Es por esta razón, que a pesar de que anticipar un pago a priori pueda ser beneficioso para ambas partes, en realidad, no lo es tanto, ya que el banco cobrará por ello porque supondrá al fin y al cabo, un “cambio” en los plazos estipulados. Este coste suele representar también el 1%, no obstante, dependerá de la entidad bancaria. 

Comisión por cambio de titular de la hipoteca o cambio de entidad

Por otro lado, la comisión por cambio de titular de la hipoteca también hay que tenerla en cuenta. Probablemente no necesites hacerlo nunca durante el periodo hipotecario, ya que es poco usual que el titular de la hipoteca pase a ser otro. No obstante, puede llegar a pasar que decidas traspasar la hipoteca a otra entidad, lo que entraría también dentro de este tipo de coste. 

Comisión por cancelación de la hipoteca

Por último, encontramos la comisión por cancelación de hipoteca, este coste también es irrevocable, ya que sucede una vez se termina de pagar la hipoteca. Este porcentaje variará dependiendo el año en el cual se firmó la hipoteca y del interés (fijo o variable). 

Si quieres cancelar la hipoteca, esto también te va a costar un tanto por ciento de más.
Si quieres cancelar la hipoteca, esto también te va a costar un tanto por ciento de más.

No hay que confundir este término con el de dejar de pagar una hipoteca, ya que, en este caso, no estaríamos hablando de tipos de comisiones hipotecarias sino de otros gastos adicionales que figuraría como penalizaciones. 

Conclusiones 

Sabemos que solicitar una hipoteca es una gran decisión, de las más importantes de tu vida, incluyendo la decisión de comprar una vivienda  por la cual estarás dispuesto a hipotecarte. 

Por esta razón, es esencial informarse bien de todo el proceso, preguntar y analizar diversas opciones de la mano de los mejores profesionales. 

Puedes empezar el proceso con el simulador de Kasaz, de este modo, sabrás si eres apto para concederte una hipoteca por los expertos. 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *