Compradores Vendedores

La mujer y el sector inmobiliario. Rompiendo estereotipos

12/03/2021

author:

Tiempo de lectura: 9 minutos

En un mercado protagonizado por hombres, la mujer y el sector inmobiliario van uniendo fuerzas. Aunque las diferencias van desapareciendo, aún queda mucho camino por recorrer. 

Desde la Revolución Francesa, a finales del siglo XVIII, las mujeres luchan por sus derechos y por conseguir la igualdad entre hombres y mujeres y, aunque ahora no es ni mucho menos lo mismo que antaño, si es cierto que aún queda un largo camino por recorrer. 

Por eso, con motivo al día de la mujer, el 8 de marzo, durante esta semana se han ido haciendo diferentes actos, marchas, manifestaciones y propuestas en la calle para reivindicar y eliminar esas desigualdades de género, pero al mismo tiempo, miles y miles de empresas se han volcado a hacer acciones distintas. 

la mujer y el sector inmobiliario
La visibilidad de la mujer: uno de los retos más importantes en el sector inmobiliario.

De este modo, desde Kasaz hemos querido hablar sobre el papel de la mujer en el sector inmobiliario, dando rienda suelta a una charla con una de las miembras de WIRES, asociación destinada a dar visibilidad a la mujer en el sector inmobiliario. 

En la entrevista, Lola Ripollés, miembro de la Junta Directiva de WIRES, socio – fundadora y vocal de redes, nos ha contado cómo avanzan las mujeres en un sector protagonizado por hombres, qué diferencias siguen habiendo y cuáles no, debido a la diferencia de género y qué retos o desafíos hay en mente para paliar estas desigualdades y eliminarlas por completo, en los próximos años, además de hablarnos de la fuerza que tiene WIRES como asociación, dentro de este ámbito, impulsando a las mujeres a poder lograr buenos puestos y marcarse una potente trayectoria laboral en el sector inmobiliario. 

Todo esto y mucho más en la entrevista del pasado lunes, y en el artículo que os dejo a continuación. ¡No os perdáis detalle!

Las mujeres ganan peso en un sector dominado por los hombres 

Ya sea por tradición o no, el sector inmobiliario siempre ha estado dominado y protagonizado por los hombres, pero desde hace unos años, por suerte, la cosa empezó a cambiar.

Aunque parece que todo apunta a que estaba ligado a un tema social y de cómo estaba estructurada nuestra sociedad, parece ser que las cualidades femeninas, siguiendo al antiguo modelo de los estereotipos, no tenían lugar en este terreno del sector de la vivienda. 

Sin embargo, la cosa ha cambiado y con la evolución social y la transformación laboral que ha habido en los últimos años, no ha quedado más remedio que hacer una modificación de diferencias entre hombres y mujeres.

Las mujeres ganan peso en un sector dominado por los hombres.
Las mujeres ganan peso en un sector dominado por los hombres.

El sector ha cambiado, y aunque aún no está del todo modificado como debería, ahora está modernizado, rehecho e innovador, cosa que se produjo a través de la famosa crisis inmobiliaria de hace unos años, y a raíz de ese hecho, y de tener que salir de la crisis, la reinvención fue la vía de escape. 

Y fue a partir de esa revolución, cuando gracias a la reinvención y el trabajo de muchas mujeres, a parte del trabajo también de muchos hombres, que empezaron a promoverse otras formas de gestión y de llevar a cabo ciertas acciones que resultaron más enriquecedoras y estuvieran más acorde con los tiempos en los que vivimos. 

A pesar de esto y de toda la transformación que se está realizando a lo largo de los años, volvemos a repetir que aún queda mucho camino por recorrer. Como dice Lola Ripollés, a lo largo de la entrevista: El ambiente varonil se ha quedado atrás, pero aún se siguen percibiendo coletazos, como por ejemplo en las mesas de debate sin la presencia de mujeres, y puestos de dirección también sin la presencia de ellas. 

Hombres vs. Mujeres: Presencia, puestos de trabajo y brecha salarial

La falta de visibilidad de la mujer, un hecho que todavía predomina  

Aunque el sector inmobiliario está cambiando, la presencia de las mujeres no es la misma que la de los hombres. Como hemos mencionado, aún llegan mesas de debate donde solo se ven señores y la figura de las mujeres es nula. Eso se debe a que, aunque ellas son tan expertos como ellos y pueden aportar su opinión, al mismo nivel, y enriquecer el debate, muchas empresas siguen apostando por los hombres para estas labores de divulgación o gestión pública, dejando atrás la visibilidad de las mujeres. 

Y eso es lo que pasa de nuevo con los puestos de gerencia o altos cargos directivos. Teniendo entendido que, de los 46 colegios de APIS (Agentes de la Propiedad Inmobiliaria) que hay en España, solo han habido 4 presidentas, y que, quién ocupa los puestos de dirección, un 80% son hombres y un 20% mujeres, los números hablan por sí solos.

Como apunta Lola Ripollés, todo es cuestión de números, ya que, a mayor número de hombres dentro del sector, mayor será el número de cargos directivos que ocupen ellos, y es ahí donde se hace difícil a las mujeres ir escalando, porque su presencia básicamente es más notable en puestos base.

La visibilidad de la mujer, aunque ahora es mayor, sigue siendo minoritaria en comparación con los hombres.
La visibilidad de la mujer, aunque ahora es mayor, sigue siendo minoritaria en comparación con los hombres.

Cualidades y puestos dispares entre géneros

Las mujeres que trabajan dentro del sector inmobiliario solían ocupar puestos asociados a marketing, comunicación, relaciones públicas, pero por suerte, tal y cómo dice Ripollés, en WIRES: “ahora tenemos directoras de ingenierías, gestoras de fondos, de socimis, gestoras de activos o gestoras de instalaciones, entre otros puestos más relevantes.” 

De este modo, se puede observar que, obviamente y sin ningún tipo de pero, las mujeres son tan válidas como los hombres para cualquier puesto, siempre y cuando estén al mismo nivel de preparación y conocimientos. 

Las mujeres en este terreno destacan con cualidades como por ejemplo: ser trabajadoras, organizadas, tener fuerza y apoyarse en las nuevas tecnologías, estar abiertas día a día al aprendizaje, tener un espíritu de colaboración y cooperación y ser capaces de trabajar en red. Aunque de nuevo, no ha de tener nada fuera de lo común que cualquier hombre, solo ganas de trabajar y empeño por conseguir sus objetivos. 

Luchando por la eliminación de la brecha salarial

Pero… ¿qué pasa con la brecha salarial? A pesar de que las mujeres puedan ir consiguiendo puestos de directivas, las retribuciones por parte de los hombres y las mujeres siempre han sido dispares.

Según datos obtenidos por EjePrime, una mujer, hace tres años atrás, podía llegar a ganar un 30% menos que un hombre, realizando el mismo trabajo y teniendo las mismas responsabilidades. 

Es una rémora del pasado en la cual hay que seguir luchando un poco para deshacerse de ella, apunta Ripollés en la entrevista. A pesar de parecer que se va eliminando, sigue existiendo, pero las mujeres y WIRES, luchan por proteger la valía de la persona, tratando con igualdad y total transparencia a todos los miembros de cualquier empresa. 

Las diferencias entre hombres y mujeres deben romperse. Ya no hay sitio para la desigualdad.
Las diferencias entre hombres y mujeres deben romperse. Ya no hay sitio para la desigualdad.

En una proyección futura, y actualmente en muchos lugares, esta brecha salarial ya no tiene lugar. Ahora se están renovando los departamentos de recursos humanos y la forma de elegir es mucho más equitativa. 

Las mujeres piden y las mujeres negocian, y ya no hay sitio para más desigualdad.

¿Interesado en el mercado inmobiliario? Analiza precios y compara ciudades.

El reto de ellas: conciliar la vida profesional con la vida laboral 

Qué las mujeres tienen más dificultades a la hora de trabajar, es todo un hecho. Y no porque no puedan asumir los desafíos empresariales, sino porque la sociedad no lo pone tampoco fácil.

Una mujer soltera y sin hijos tiene muchas más facilidades que una mujer con hijos, pues conciliar la vida profesional con la laboral, es una tarea enrevesada.

Sin embargo, ya es momento de que las cosas cambien en el sentido de favorecer más la conciliación y menos el presencialismo, para que así las mujeres tengan las puertas más abiertas a la hora de encaminarse hacia los cargos de dirección. 

Llegar a esos puestos supone una dedicación extra y en ocasiones, un sacrificio personal que se enturbia cuando hay otras responsabilidades en el día a día de las mujeres, como la crianza de los más pequeños.

Conciliar la vida laboral con la personal es una tarea difícil para muchas mujeres.
Conciliar la vida laboral con la personal es una tarea difícil para muchas mujeres.


A pesar de que muchas veces a causa de que no se les hace la propuesta adecuada para que las mujeres accedan a esos cargos de dirección, por parte de la empresa, otras veces son las propias mujeres que piensan que quizás no les compense tanto, no tengan la suficiente valía o les falte confianza, puesto que les es complicado compaginar la vida laboral con la profesional. 

De este modo, uno de los retos que plantea WIRES es que no se debe elegir entre carrera profesional y vida personal, ya que ha de llegar el momento en que se pueda compaginar todo y tengan las mismas oportunidades, en este sentido, tanto los hombres como las mujeres, por igual.

Y esto, lo único que lo puede cambiar es el tiempo y la evolución de la sociedad.

  • Te puede interesar: Entrevista a Ruth Blanco, Presidenta de AMPSI, asociación de mujeres profesionales del sector inmobiliario.

WIRES: dedicación desinteresada y apoyo a las mujeres del sector

A lo largo del artículo hemos mencionado a Wires y a la protagonista de la entrevista, Lola Ripollés, una de sus socias-fundadoras. 

Y es que, si hay alguien que pone empeño día a día, con un trabajo y una dedicación desinteresada, para conseguir objetivos como dar visibilidad a la mujer en el sector inmobiliario y mejorar la carrera ejecutiva de las mujeres, impulsando su participación en todos los órganos de visión de las empresas, y todos los organismos del sector inmobiliario es WIRES (Woman in Real Estate). 

Wires se fundó hace aproximadamente unos seis años. Tal y cómo cuenta Lola Ripollés, eran un grupo de mujeres que se conocían entre ellas y se veían en eventos del sector, y siempre creían que había una tarea primordial: dar visibilidad a las mujeres, y para eso había mucho trabajo por hacer. 

Todo empezó cuando fueron citadas en un evento sobre mujeres del sector, y sólo acudió un solo hombre, y es ahí cuando vieron que la cosa tenía que cambiar urgentemente. 

Desde ese momento, empezaron a quedar semanalmente y a posteriori dieron forma a la asociación, con toda su parte legal y todo lo que se necesitaba para ya empezar a formar algo más serio. Y fue ese el detonante que hizo que un grupo de mujeres decidieran cambiar este sector, dando visibilidad a todas aquellas mujeres que también desean brillar en el mundo laboral, sea cual sea su campo. 

Ahora, tras seis años de trabajo, pueden decir orgullosas que son más de 250 miembras, que trabajan de forma unánime, y que la evolución ha sido todo un éxito. 

Parte de las miembras de WIRES (Woman in Real Estate). Fuente: Observatorio Inmobiliario.
Parte de las miembras de WIRES (Woman in Real Estate). Fuente: Observatorio Inmobiliario.

Gracias a ellas, el sector se ve más igualitario. Ya no hay tantas diferencias entre géneros, y se puede percibir mucha más presencia de las mujeres. 

WIRES colabora con administraciones públicas, instituciones y organismos, asociaciones influyentes del sector, además de participar en observatorios, mesas de expertos, y mucho más. Una evolución positiva, con logros conseguidos y con grandes proyectos a futuro. 

Un futuro lleno de desafíos por cumplir 

Tanto WIRES como asociación, como todas las mujeres del sector, tienen un futuro lleno de desafíos por cumplir. 

Aunque se hayan conseguido cambiar mucho las cosas, aún queda camino por recorrer, y es que, como hemos comentado, a día de hoy, se siguen recibiendo coletazos a falta de la desigualdad que siguen viviendo las mujeres en el ámbito laboral. 

Sin embargo, asociaciones como WIRES o AMPSI, la asociación de mujeres profesionales del sector inmobiliario siguen peleando por conseguir una clara visibilidad feminista y hacer que las mujeres se conviertan también, en grandes referentes inmobiliarias. 

Las mujeres luchan por combatir la desigualdad desde hace muchos años.
Las mujeres luchan por combatir la desigualdad desde hace muchos años.

Tal y cómo comentaba Lola en su entrevista, “tenemos muchos proyectos en mente, y gracias a la OCDE, estamos participando en muchas mesas, tenemos presencia en el Observatorio 20-30, trabajamos en temas relacionados con la sostenibilidad y en muchos campos, y poco a poco, notamos como las mujeres están presentes y son expertas en todas las disciplinas: promotoras, patrimonialistas, gestoras de socimis, abogadas, en varias ingenierías, consultorías de arquitectura.. en fin, en todos los campos de la consultora inmobiliaria.”

Y esto, si miramos años atrás, es todo un gran logro. Pero la lucha no queda aquí, porque las mujeres tienen la misma fuerza y valor que cualquier otro trabajador, sea hombre o mujer.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *