Vendedores

El fin de las comisiones: La nueva era de las agencias inmobiliarias

12/10/2021

author:

Tiempo de lectura: 9 minutos

Las agencias inmobiliarias están evolucionando: ma´s digitalización, más tecnología y eliminación de comisiones.

Aunque el sector inmobiliario siempre haya sido caracterizado por ser un sector tradicional, hoy en día ya son muchas las agencias inmobiliarias que quieren dar un paso más digitalizando y transformando las reglas del juego para llevar el mundo del real estate a un ambiente más transparente, tecnológico y sin tantas trabas para los compradores o vendedores. 

En los últimos años hemos visto cómo el sector ha evolucionado, dejando atrás aquel aspecto tan costumbrista y apostando por proyectos y grandes innovaciones tecnológicas para dar pie a las famosas proptech o agencias online. 

Estas nuevas empresas con base tecnológica son las que buscan dar solución, pensando siempre en ir más allá para hacer que el proceso de compraventa de una vivienda, sea una transacción sencilla, digitalizada y con apoyo en todo el recorrido.

La implementación del big data, la realidad virtual, los edificios inteligentes, el fin de las comisiones, son temas que cada vez más están en el punto de mira y por este motivo, para conocer de primera mano cómo funciona una agencia online y qué beneficios puede traer tanto para compradores como para vendedores, hemos querido entrevistar a Guillermo Llibre, CEO de Housell, para que nos cuente los pros de confiar en una agencia online y cómo ambas partes del proceso pueden verse aventajados por el simple hecho de eliminar las comisiones y tener otra forma de trabajar en mente, mucho más abierta y correspondida con lo que los usuarios necesitan a día de hoy. 

Echa un ojo a la entrevista completa y descubre todos los secretos de las agencias inmobiliarias online.

La evolución de un sector tradicional hacia un ámbito más digital 

Ha llegado la hora. Ya no podemos decir que el sector inmobiliario es un sector anticuado. Ahora el sector tradicional está evolucionando hacía un ámbito más digital y aunque eso no quiere decir que lo de antaño quede eliminado, si que significa que todo está cambiando. 

Agencias tradicionales VS. Agencias online

Si hay algo que deben tener en común cualquier tipo de agencia inmobiliaria es la profesionalidad y confianza. Sin embargo, a la hora de operar, existe alguna que otra controversia entre lo online y lo tradicional. 

Agencias tradicionales: profesionalidad y trayectoria

Teniendo en cuenta que el sector lleva más de 50 años en funcionamiento y existen más de 30 mil empresas dando servicio relacionado con las bienes raíces, solo nos queda felicitar a las agencias tradicionales por el trato, la profesionalidad y el buen hacer de todos estos años.

Las agencias inmobiliarias tradicionales aportan confianza y un valor añadido al usuario: asesoramiento personalizado y gestión de toda la documentación, información y préstamo hipotecario. Además, en muchas ocasiones ponen a disposición del cliente un agente inmobiliario para tramitar todo el proceso y resolver dudas.

Y claramente tienen un gran equipo cualificado en cada región o zona, para poder ofrecer ese análisis y estudio de mercado, así como el acompañamiento y la realización de visitas a los inmuebles. El conocimiento local y la cercanía hace que se cree un match imprescindible entre comprador y vendedor.

La visita de inmuebles presencial sigue sin desaparecer.
La visita de inmuebles presencial sigue sin desaparecer.

Agencias online: digitalización y transparencia

En cambio, las agencias inmobiliarias online van un paso más avanzado, ya que la principal función es implementar por encima de todo la tecnología para que, mediante procesos digitalizados, puedan llevar a cabo una serie de acciones que ayude al comprador y vendedor a la hora de realizar la transacción que probablemente será la más importante de sus vidas.

Lo primordial es que se pueda crear una plataforma tecnológica para poner en contacto al vendedor con el comprador, de forma directa, pero sobre todo añadiendo simplicidad, transparencia y sobre todo ahorro. 

En este sentido, poner en contacto al vendedor con el comprador es una de las grandes virtudes, eliminando ciertos conflictos de interés y haciendo que los vendedores y compradores puedan gozar de información muy valuable en el momento de hacer una compra o una venta. 

Se parte desde el inicio de un proceso online: petición de información, valoración del inmueble, gestión de la documentación, ofertas y contraofertas…. pero lo que da un plus a agencias online como Housell es que, además de ser 100% online, tienen esa parte llamada como última milla, con presencia local.

Al ser una transacción de venta o de compra que se hace una vez en la vida, entienden que el usuario necesite saber de quién fiarse, quien opera en esa zona y tener a alguien al lado para que le ayude en la visita y en todos los procesos de formalización de la compraventa.

Así pues, empresas como Housell, un agencia online sin comisiones apuestan por hacer un mis centrándose en la tecnología, que dota de transparencia, pero al mismo tiempo teniendo un equipo de calle que pueda estar cerca de los clientes para operar de la mejor forma y siempre cumpliendo las expectativas del cliente.

Tecnología y asesoramiento: dos claves imprescindibles para una agencia online.
Tecnología y asesoramiento: dos claves imprescindibles para las agencias inmobiliarias online.

Adiós a las comisiones: ahora solo paga por servicio

Como hemos mencionado al inicio del artículo, uno de los principales cambios del sector, es la eliminación de las comisiones. Agencias como Housell creen que eliminar las comisiones benefician mucho al comprador y vendedor en el proceso de venta, y se mejoraría la forma de trabajar. 

¿Pueden las agencias inmobiliarias funcionar sin cobrar comisiones?

Si te preguntas si las agencias inmobiliarias puede operar y trabajar (a la vez que sacar beneficios) sin cobrar comisiones, la respuesta es sí. Y sino que se lo digan a Housell que ha interpuesto un nuevo método de trabajo, eliminando las comisiones y facilitando la transacción al vendedor. 

Si salimos fuera de lugares como Barcelona o Madrid donde hay mayor liquidez de venta, los ciclos son más cortos, la demanda es más elevada y hay una mayor probabilidad de vender el inmueble, y nos centramos a nivel nacional, podemos ver cómo a fin de cuentas, captar una vivienda y venderla es complicado.

El sector depende de las tasas de paro, la inflación, los tipos de interés, pero obviamente las comisiones altas es lo que hace que, al final del proceso, el precio de venta se hinche y sea más elevado, lo que supone un rechazo por parte del comprador y del vendedor (al tener que pagar más comisión).

Así pues, implementando una tarifa concreta, como los 995€ de Housell, se evita el tener que pagar comisiones, y se puede conseguir ahorrar hasta 12.000 euros, que es lo que por media vas a acabar pagando con un 5% de comisión.

Tarifas concretas y elección del cliente 

Si no se pagan comisiones, lo más normal es que se implemente una tarifa de inicio, con la finalidad de pagar por un servicio. La intención es dotar al vendedor de apreciar el precio del servicio por el valor que se paga y hay dos formas de aproximar la venta del inmueble:

  • En el caso de Housell, existen los que tienen muy claro que quieren vender y toman la decisión de pagar 995€ por un portfolio de servicios disponibles durante 12 meses. Y a parte de eso, hay otros servicios extras que pueden pagar dependiendo de la necesidad del cliente.

    Los servicios metidos en el pack de los 995€ son: El asesoramiento inicial del precio, la valoración, fotografías profesionales, publicación en portales inmobiliarios, filtrar compradores y proporcionar acceso a la plataforma tecnológica para gestionar leads, visitas, ofertas… además de ayudar siempre al vendedor en todo el proceso de negociación y cierre de la operación.
  • Y luego existe el servicio por suscripción: En este caso es ideal para aquellas personas que puedan plantearse vender el piso, pero no tengan la necesidad de hacerlo ya. Aquí se pagaría un servicio de unos 50 euros al mes para poner el inmueble al mercado, decidir el precio de venta y ver si podría venderse o no.

    Una clara diferenciación de lo que podría necesitar cada cliente: aquellos que están muy decididos a vender y otros que quieren entender el valor de su inmueble, pero no les urge transaccionar ya.
La gente se siente mejor cuando sabe lo que está pagando.
La gente se siente mejor cuando sabe lo que está pagando.

Ambas tarifas son siempre las mismas, independientemente de si el inmueble cuesta una cantidad u otra. Y esto es algo a valorar puesto que, en el caso de las comisiones, no es lo mismo pagar una comisión de un 5% por la venta de una vivienda de unos 120.000 euros, que un 5% por la venta de una vivienda de unos 600.000 euros.

Con las tarifas fijas, se sale ganando siempre y además, se da la posibilidad de fraccionar el pago mensualmente.

Agilidad en los plazos de venta: Rapidez y eficacia 

Otra de las grandes diferencias que están encima de la mesa cuando se habla de una agencia tradicional y una agencia online es la agilidad en los plazos de venta.

Sin embargo, este hecho depende de varios factores, ya que no será lo mismo vender o comprar piso en Barcelona, Madrid, Valencia o Málaga que en otras partes de España.

Comprar y vender piso en Barcelona es mucho más fácil que en el resto de ciudades de España.
Comprar y vender piso en Barcelona es mucho más fácil que en el resto de ciudades de España.


En grandes ciudades, ya sea por agencia tradicional u online, se suelen recibir ofertas en los primeros 60 días, pero si ya analizamos el resto de España, por causa de una menor demanda, la oferta se puede conseguir en torno a unos 4 meses.

No obstante, las agencias online suelen tener la etiqueta de ser más rápidos y ágiles, ya que por el simple hecho de pedir una cuota de servicio inicial, hace que se filtre mucho más el cliente que realmente quiere vender. De este modo, todos los esfuerzos se centran en este tipo de cliente y se consigue vender más rápido.

Eso sí, seguro que vende más rápido quien se ajusta a los precios de mercado y no se excede. Eso, junto con la psicología del cliente, son las grandes claves para que la venta sea más rápida.

La pandemia: ¿qué cambios ha ocasionado a la hora de vender una vivienda?

El sector inmobiliario ha sufrido un gran parón a causa de la pandemia, ya que aunque sean agencias online, en empresas como Housell, donde trabajan en esa última milla presencial, para poder visitar el inmueble de forma física, no han podido seguir con las transacciones.

De este modo, se han podido ver 3 grandes fases desde el inicio de la pandemia:

  • Fase del confinamiento: Todo estaba cerrado y había muy poco tráfico de gente buscando inmuebles. El mercado inmobiliario se paralizó.
Los balcones se han quedado pequeños, ahora la gente quiere terraza y jardín.
Los balcones se han quedado pequeños, ahora la gente quiere terraza y jardín.
  • Fase de desescalada: La demanda se activó, la gente empezó a buscar y se empezaron a notar grandes cambios de consumo y preferencia de los usuarios, ya que la gente quería salir de la ciudad e ir al campo.
  • Fase de normalización: Se reactiva la demanda y la oferta. y se vende todo aquello que ha estado embalsamado desde los últimos años. El número de transacciones se recupera a niveles de 2019 y los bancos ayudan a que las transacciones sean posibles.

La evolución del real estate: ¿desaparecerán las agencias tradicionales?

Si tuviéramos que hacer una comparativa del sector inmobiliario con otro sector, sin duda sería, con la prensa, ya que en los medios de comunicación todo está intentando digitalizarse, y aunque ya la prensa en papel no tenga la misma importancia que antes, sigue ahí, y no desaparece.

Pues lo mismo pasará con las agencias inmobiliarias tradicionales. Es un sector que está en auge, pero no puede desaparecer. Cambiará y mucho, se digitalizará, se crearán nuevas tecnologías adaptadas al sector, pero no acabará de desaparecer esa esencia y ese valor añadido que aportan esos 35 mil agentes que a día de hoy están a pie de calle intentando cerrar operaciones.

La digitalización del real estate aún no elimina la presencia de los agentes inmobiliarios tradicionales.
La digitalización del real estate aún no elimina la presencia de los agentes inmobiliarios tradicionales.

Ahora la demanda está muy digitalizada, los procesos iniciales de buscar en portales inmobiliarios, y toda la gestión de papeleos se hace online, así como la petición de una hipoteca, pero como hemos dicho, la conexión personal y el vínculo entre agente y comprador es algo que aún se necesita. Quizás de ahora en adelante, los agentes tradicionales ayudarán a cerrar la venta con sus costumbres de siempre (contacto más cercano con el comprador, generar confianza, conocer el terreno y visitar inmuebles), pero lo más probable es que para todo lo demás, la tecnología prime por encima de todo. 

Por otro lado, el sector inmobiliario cambiará, ya que la gente no necesita ceñirse a un núcleo urbano donde haya colegio, trabajo y familia. Ahora cada vez más la gente es más autónoma e independiente, y la toma de decisiones está cambiando.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *