Vendedores

Los documentos necesarios para vender tu piso

26/01/2021

author:

Tiempo de lectura: 6 minutos

¿Estás pensando en vender una propiedad? Descubre los documentos necesarios para vender tu piso y ten todos los papeleos preparados.

La venta de una vivienda es un proceso que requiere seguir unos pasos y gestionar toda una serie de documentos. Algunos de estos papeles los necesitarás de forma obligatoria, ya que sin ellos el notario no autorizará la compraventa en la notaría, pero existen otros que solo serán imprescindibles de acuerdo a la situación o la ubicación del piso. 

Pero ¿cuáles son los trámites que sí o sí son obligatorios para vender la casa? ¿Qué otros documentos se podrían requerir y en qué casos? Desde el comparador financiero HelpMyCash.com dan respuesta a ambos interrogantes.

El ‘papeleo’ imprescindible

Los documentos que necesitarás de forma obligatoria para vender tu piso, de manera general, son los siguientes:

1. El DNI o documento de identidad

Sin documento de identificación no hay firma de compraventa. Aunque parezca obvio, son muchos los vendedores o compradores que o por nervios o por descuido olvidan llevar el DNI o la tarjeta de residencia a la hora de firmar la compraventa en la notaría. O peor aún, lo llevan consigo, ¡pero está caducado! y por ello se enfrentan a la negativa del notario para llevar a cabo la operación.

Por este motivo, desde HelpMyCash.com aconsejan que verifiques con anticipación si el documento de identidad se encuentra vigente y presentarlo a la hora de firmar. Si por mala suerte se encuentra caducado, también puedes presentar el pasaporte, pero en este caso tendrás que acreditar el NIF (número de identificación fiscal).

2. El título de propiedad o el documento que pruebe la titularidad de la casa

Asimismo, es imprescindible presentar la escritura de compraventa de la casa o el documento de adjudicación si, por ejemplo, se trata de una vivienda heredada. 

En el caso de que los vendedores sean una pareja casada con capítulos matrimoniales (pacto entre las partes que modifica o define el régimen económico matrimonial) este documento también se tendrá que presentar en el momento de la firma, junto con el título de propiedad.

3. El certificado energético

El certificado energético es un documento que indica el nivel de consumo de energía que tiene la vivienda y cuán eficiente es a nivel energético. Desde hace unos años es obligatorio tanto para vender como para alquilar una casa en toda España y también lo necesitarás para poner tus anuncios en los portales inmobiliarios como Kasaz. 

Las casas con la letra A son las más ecológicas.
Las casas con la letra A son las más ecológicas.

Pero ¿cómo se obtiene el certificado energético? Tendrás que contratar a un técnico certificador. Este deberá visitar tu casa para elaborar un informe que, posteriormente, tendrá que registrar ante el organismo correspondiente para que tenga validez y para obtener así la etiqueta energética (nota de eficiencia que va de la letra A a la letra G). ¿El precio? Suele ser variable, ya que depende de la ubicación y del profesional elegido, pero, de manera general, ronda sobre los 100 euros.

4. El certificado de estar al corriente con los gastos de la comunidad

Este es otro de los documentos que necesitarás presentar en la notaría para firmar la compraventa. No es más que un certificado que indica que no tienes gastos o derramas pendientes con tu comunidad de vecinos.

Se lo puedes pedir al presidente o al administrador de tu finca y este te lo puede emitir de forma gratuita. Aunque, si la comunidad la gestiona un administrador, esto dependerá del acuerdo al que haya llegado la comunidad con este profesional al contratarlo.

Desde HelpMycash.com aconsejan que este documento lo pidas una o dos semanas antes de firmar en la notaría, ya que si tiene mucha antigüedad no demostrará que estás al corriente de pago.

5. El último recibo del impuesto sobre bienes inmuebles (IBI)

El impuesto sobre bienes inmuebles (IBI) es un tributo que pagan anualmente todos los que son propietarios de un piso. Al vender, tendrás que presentar el recibo del IBI del año en curso o del año anterior, en el caso de que aún el ayuntamiento no te haya girado el cobro. 

Ten en cuenta que el recibo del IBI que corresponde al año que vendes la casa te lo girarán a tí, porque eres el que aparece como dueño de la vivienda el día 1 de enero (según lo que establece la ley). Sin embargo, este gasto lo puedes repartir con el comprador al vender la casa, según el tiempo que cada ostente la propiedad del piso

Si, por ejemplo, vendes el piso el 1 de septiembre, a ti te tocará pagar el IBI correspondiente a 8 meses y al comprador le tocará pagar los cuatro meses restantes.

6. Las últimas facturas de suministros del piso

Además del último recibo del IBI, también tendrás que aportar una fotocopia de las últimas facturas de suministros: agua, luz, gas y la tasa de basuras del ayuntamiento.

Las facturas más comunes en el hogar son las de la luz, el gas y el agua.
Las facturas más comunes en el hogar son las de la luz, el gas y el agua.

Los documentos que puedes necesitar, según el caso

Como hemos dicho, algunos documentos pueden ser obligatorios, dependiendo de la ubicación de la casa, de las características que tenga o de las circunstancias que rodean la venta. A grandes rasgos, estos pueden ser los siguientes:

1- La cédula de habitabilidad

La cédula de habitabilidad solo es obligatoria, de momento, en nueve comunidades autónomas de España. Estas son: Asturias, Baleares, Cantabria, Cataluña, Comunidad Valenciana, Extremadura, La Rioja, Murcia y Navarra.

Por tanto, solo la necesitas para vender si la casa está ubicada en alguna de estas regiones. Pero ¿cómo se obtiene? Al igual que con el certificado energético, tendrás que contratar los servicios de un técnico habilitado. Este deberá visitar la vivienda para ver si esta cumple con las condiciones marcadas por ley para ser habitable y elaborará un informe que luego tendrá que contar con el visto bueno de la Administración. 

Y ¿cuánto cuesta tener este documento? El precio varía según la ubicación, el tamaño de la casa y el profesional elegido, pero puede costar alrededor de unos 100 euros.

2- El certificado del ITE

La inspección técnica de edificios (ITE) es una evaluación por la que deben pasar todas las fincas que cumplen con una antigüedad de más de 45 años. Aunque, el tiempo mínimo exigible puede variar según la comunidad autónoma.

Si tu finca tiene esta cantidad de años y ha pasado la ITE, solo tendrás que pedirle una copia al presidente de la comunidad o al administrador. Si aún no ha recibido la inspección, pero cumple con la antigüedad requerida, es obligatoria su presentación. Aunque, existe una excepción a la regla: si el comprador te exonera de su presentación de forma fehaciente y ante el notario podrás vender el piso. Eso sí, es probable que este te pida una rebaja en el precio de venta, teniendo en cuenta las posibles derramas que en el futuro tendrá que asumir.

3- El certificado de deuda pendiente (si pesa una hipoteca sobre la casa)

Si el piso que vas a vender tiene una hipoteca que pretendes pagar con el dinero de la venta, tendrás que presentar en la notaría el certificado de deuda pendiente.

Este lo emite tu banco de forma gratuita e indica, como su nombre lo indica, la deuda que todavía recae sobre la casa. En el momento de la firma, un representante de la entidad te acompañará a la notaría para recibir el cheque que emita el banco del comprador con el importe del préstamo que queda por pagar y entregará el certificado de deuda cero. Este último indica que la casa está totalmente libre de pago y será necesario para realizar la cancelación de la hipoteca ante el Registro de la Propiedad.

Ten en cuenta la figura del notario a la hora de hacer según que gestiones en la compraventa de un inmueble.
Ten en cuenta la figura del notario a la hora de hacer según que gestiones en la compraventa de un inmueble.

Pero ¿qué pasa si ya has pagado la hipoteca, pero no la has cancelado en el Registro? En este caso, tendrás que hacer el trámite de cancelación registral de la hipoteca, preferiblemente, antes de vender, como explican desde HelpMyCash.com. De esta forma, te puedes evitar tener que pagar de más por esta gestión, ya que, de lo contrario, el banco del comprador te puede pedir una cuantiosa provisión de fondos para hacer frente al proceso.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *