Compradores

¿Comprar piso o vivir de alquiler? Los pros y contras de cada opción

12/11/2021

author:

Tiempo de lectura: 9 minutos

Descubre los pros y contras de comprar piso o vivir de alquiler y decide cuál es la mejor opción según tus necesidades y circunstancias.

Comprar un piso no es bueno ni malo. Todo dependerá del momento de tu vida en el que te encuentres y de la opción de vida que decidas adoptar.

A la hora de buscar un nuevo hogar, una de las principales cuestiones que solemos hacernos es si es momento de comprar un inmueble o seguir viviendo de alquiler, y aunque todo tiene su proceso y sus etapas, a lo largo de los años, es una pregunta que nos seguimos realizando internamente en busca de una respuesta que nos dé el empujón de comprar.

Muchas veces entorpece esta decisión la desinformación, las dudas o el miedo al cambio. Y aunque no hay una correcta resolución, ya que cada uno decide como vivir, es importante que tengas conciencia de lo que supone cada opción para que tu decisión sea victoriosa y sin arrepentimientos.

Es por ello que en este artículo vamos a darte las ventajas e inconvenientes de lo que sería el primer paso con el que todo el mundo se encuentra a la hora de comprar vivienda: decidir si comprar piso o vivir de alquiler.

Estate atento a nuestras recomendaciones y piensa que, sea cual sea tu determinación, será porque es la que más te conviene en ese momento. 

Comprar piso o vivir de alquiler: ¿Qué te conviene más?
Comprar piso o vivir de alquiler: ¿Qué te conviene más?

Vivir de alquiler: la opción más fácil y rápida

Cuando decides vivir por tu cuenta y tener tu propio hogar, ya sea independizándote de los padres o empezando una nueva etapa como puede ser yéndote a vivir con la pareja, lo más común es decantarse por vivir de alquiler.

Y esto no es peor o mejor, sino que es la opción más adecuada para según qué situaciones:
Cuando eres jóven y quieres emanciparte, la mayoría de las veces no cuentas con el suficiente dinero como para hipotecarte, y aunque los precios de los alquileres siguen siendo inalcanzables, es la forma más fácil y rápida para conseguir un nuevo hogar.

Lo mismo pasa en el caso de las parejas que se conocen y toman la decisión de irse a vivir juntos. En este punto han de poner a prueba su relación, conviviendo en un mismo hogar. Y es por eso que también el alquiler es la opción más factible para evitar a posteriori problemas con la hipoteca en caso de una temprana separación.

De este modo, en algunas situaciones es mejor vivir de alquiler y si es tu caso, estas son las ventajas e inconvenientes que podrás encontrarte a la hora de tomar esta situación:

Ventajas

Mayor flexibilidad

Cuando vives de alquiler no tienes que depender toda la vida de un lugar de residencia para poder moverte. Tienes mayor flexibilidad y libertad para vivir donde quieras y cuando quieras. Los trabajos se mueven y las viviendas también. Y si existe un cambio de trabajo, si no tienes propiedades podrás cambiarte de piso sin problemas ni costes extras.

Menos gastos y preocupaciones

El inquilino solo se preocupa de pagar el alquiler y todo lo demás recae en el propietario. En este caso no tendrás que pagar impuestos, ni hipotecas, ni seguros, ni gastos de la comunidad y otros desembolsos inesperados como las derramas del edificio.

Optar a un piso sin ahorros

Una de las principales ventajas es que con el alquiler puedes optar a vivir en un piso sin la necesidad de contar con una gran cantidad de ahorros. Aquí tan solo necesitarás aportar dos o tres meses de fianza, algún que otro honorario para la agencia y el mes en cuestión, pero no será ni mucho menos todos los miles de euros que deberías de dar a la hora de hipotecarte.

Los jóvenes optan por vivir de alquiler al no tener ahorros suficientes para comprarse un piso.
Los jóvenes optan por vivir de alquiler al no tener ahorros suficientes para comprarse un piso.

Diversificar ahorros e invertir en opciones más líquidas

Como no es necesario dar todos los ahorros de golpe, esto te permite invertir en opciones más líquidas o en activos que puedan revalorizarse. Aunque la vivienda sea una buena opción, si no se acaba alquilando ese activo pasa a ser pasivo.

Menor riesgo y dependencia

Tener una hipoteca te crea una dependencia que el alquiler no lo hace. Si no puedes pagar el alquiler, siempre puedes buscar otra opción de residencia más barata. En cambio, si no puedes pagar la hipoteca, negociar con el banco será más complicado.

Inconvenientes

“Con el alquiler se tira el dinero”

Esta frase es una de las que más da que pensar a la hora de seguir viviendo de alquiler o dar el paso para comprar un piso. Ya que, dependiendo de lo que pagues de alquiler, estas tirando dinero en vez de invertirlo en una vivienda.

En cambio, hay situaciones en las que vivir de alquiler, con una renta baja, te ayuda a ahorrar y en vez de tirar el dinero, te supone una ayuda para a posteriori comprar una vivienda.

Sin embargo, si no puedes permitirtelo quizás sale más caro meterte en una hipoteca que pagar lo que puedas de alquiler. No siempre comprar una vivienda es una buena inversión, porque no siempre se rentabiliza.

Nunca vas a tener nada de propiedad

En España es muy común tener propiedades e invertir en bienes raíces, y de hecho, quien no lo hace es como algo extraño. De este modo, si decides vivir de alquiler de por vida, en ningún momento de tus etapas podrás tener nada de propiedad y en ningún momento dejarás de pagar piso.

Menor personalización

Al vivir de alquiler nunca acabas haciendo el piso tuyo, aunque hayas vivido 20 años en él. Y esto es porque no tienes la total libertad para ponerlo a tu gusto. Podrás decorarlo, pintar o acomodarlo como quieras, pero si has de hacer una reforma, cambiar la cocina o transformar la ducha en una bañera, ya serán procesos más complicados.

Tu estancia estará sujeta a las condiciones del propietario

Cuando vives en alquiler más vale que te lleves bien con tu casero si quieres que tu estancia sea lo más amena posible. Y no solo sirve el llevarte bien, también deberás hacer caso a sus normas. Si no quieres que tengas mascotas no podrás tenerlas, si no quieres que pintes, no lo podrás hacer… si no quieres que cambies el toldo del balcón, tampoco.

Pero eso no es todo: si el casero quiere subir el alquiler o simplemente echarte con tiempo porque necesita su piso para un familiar o uso propio, dentro de las normativas vigentes, podrá hacerlo.

Muchos caseros no quieren mascotas en sus pisos y eso es uno de los inconvenientes de vivir de alquiler.
Muchos caseros no quieren mascotas en sus pisos y eso es uno de los inconvenientes de vivir de alquiler.

Alquileres altos que no permiten ahorrar

Como hemos comentado al inicio, los alquileres están por las nubes, y solo hace falta ir a cualquier portal inmobiliario para corroborar esta información. En las grandes urbes se encuentran zulos a precios desorbitados, y en pueblos más pequeños, cualquier vivienda necesita una reforma para entrar a vivir.

De este modo, aunque los precios en la mayoría de los casos sean inalcanzables, hay muchos jóvenes o parejas que no les queda más remedio que tomar esta decisión, ya que no tienen el dinero suficiente para comprar.

Y aquí es cuando se entra en un círculo vicioso porque si los alquileres son caros no te permiten ahorrar y sin ahorros no puedes comprar piso.

Comprar un piso: la opción más estable y rentable

Hasta ahora hemos visto los pros y contras a la hora de seguir viviendo de alquiler, pero si realmente estás pensando en comprar un piso, este apartado es el que te interesará más.

Si crees que es el momento perfecto para tomar esta decisión, tienes solvencia económica, una estabilidad laboral y emocional y estás preparado para ello, toma nota de estas recomendaciones y decide que es lo más oportuno para ti.

Ten en cuenta que sea lo que sea, siempre dependerá de lo que sea más conveniente teniendo en cuenta tus circunstancias, con lo cual, si quieres resolver las dudas sobre si estas preparado para comprar piso, sigue leyendo esta sección.

Ventajas

Mayor estabilidad

La posesión de bienes siempre te da una cierta estabilidad. Y es que en el momento en el que tengas la hipoteca pagada, todo lo demás será indiferente. Da igual si las cosas te van bien o mal, ya que tendrás una seguridad de que el techo al menos nunca te va a faltar.

El hogar a tu gusto

Lo que en el alquiler podría ser una desventaja, aquí se transforma en una clara ventaja. Tener un hogar de propiedad implica poder hacer y deshacer todo lo que quieras dentro de él. Puedes hacer reformas, domotizar o modificarla como más te guste. Eso sí, siempre teniendo en cuenta el tipo de cambios que quieras hacer y los permisos que se necesiten.

Cuando compras una vivienda puedes remodelarla y ponerla a tu gusto.
Cuando compras una vivienda puedes remodelarla y ponerla a tu gusto.

Tus hijos pueden heredar el inmueble

Después de estar pagando toda la vida una hipoteca para disfrutar y no tener que pensar más en pagar mes a mes una cuota para vivir, lo mejor que puedes hacer es dejar de herencia el piso a tus hijos.

Así podrás asegurarles un techo a tus hijos en un futuro y ponerles las cosas más fáciles desde un inicio.

Si lo alquilas le sacarás rendimiento

En el momento en el que te compras una casa para vivir esa inversión se convierte en pasiva, pero en cambio, si decides alquilar e invertir en más propiedades, ese pasivo se convertirá en activo y empezarás a sacar rendimiento y dinero a costa de tu propiedad.

La cuota de la hipoteca es más barata que el alquiler

Y una de las ventajas más escuchadas es que, en la mayor parte de los casos, la cuota de la hipoteca será mucho más barata que la que pagarías en alquiler.

Con lo cual, aunque de primeras te suponga un gran desembolso de tus ahorros, pagando menor cuota podrás volver a conseguir ahorros de forma más rápida que si vivieras como inquilino.

Busca, navega y encuentra el piso de tus sueños en Kasaz

Inconvenientes

Se necesitan grandes ahorros

El principal inconveniente al que muchos jóvenes y personas se enfrentan a la hora de comprar un inmueble son los ahorros. Para comprar casa se necesita hacer un gran desembolso de ahorros y aportar como coste inicial aproximadamente el 30% del valor de la vivienda.

Todos los gastos corren a tu cuenta

Si la vivienda es tuya, tú te encargas de todo. En caso de que haya que hacer una reforma, arreglar desperfectos o cambiar cualquier instalación de la casa, tendrás que hacer frente a tus gastos. Y lo mismo pasa con las derramas (instalar un ascensor, pintar la fachada…) o las remodelaciones de los edificios por desgaste.

Mayor riesgo y mayor presión

Cuando tienes que pagar una hipoteca, esto supone un mayor riesgo y una mayor presión en tu día a día. Si tienes ahorros, herencias o te entra una suficiente cantidad de dinero mes a mes, no tendrás por qué preocuparte.

Pero si se diera el caso de que tienes una mala época, te echan del trabajo, entras en ERTE o cualquier situación que se pueda acontecer, la cosa sería complicada.

Tres cuotas de hipoteca impagadas te pueden hacer perder toda la propiedad y todo lo pagado, ya que si te quedas sin empleo es más difícil hacer frente a una hipoteca que a un alquiler.

Cuando tienes una hipoteca que pagar, las preocupaciones aumentan.
Cuando tienes una hipoteca que pagar, las preocupaciones aumentan.

Menor flexibilidad

Otra vez entramos en lo mismo, el alquiler supone una flexibilidad que la compra de una vivienda no tiene, ya que al comprar un inmueble te ves expuesto a ceñirse a vivir en ella, durante un periodo de tiempo, y a estar siempre atado a ese entorno.

No es tan fácil en estos casos por ejemplo hacer un cambio de residencia por un cambio de trabajo, o porque simplemente te apetece.

Gastos añadidos

Comprar una vivienda no es solo dar el 30 o 20% de entrada. Adquirir un inmueble significa tener que hacer frente a una serie de gastos relacionados con la compraventa, pero también costes que vendrán a posteriori: amueblar la casa, hacerla a tu gusto, pagar la plusvalía o tener que destinar un dinero anual a impuestos como el IBI.

Esto también se ha de tener en cuenta a la hora de comprar un piso, porque son gastos que por ejemplo, de alquiler no tendrías.

Conclusiones

En la vida todo son etapas y tú has de saber y conocer en qué punto te encuentras antes de tomar la decisión de comprar vivienda o seguir de alquiler.

Nosotros te hemos dejado las principales ventajas e inconvenientes y también te animamos a que eches un vistazo a este post, donde te explicamos sobre ¿cuáles son las razones para comprar una casa o no comprarla?

AsÍ pues, con este contenido y teniendo en cuenta que tras la pandemia, la gente de nuevo está teniendo el deseo de comprar, creciendo la compra de vivienda más del 20% y cayendo el alquiler alrededor de un 10 – 15%, dependiendo de Barcelona o Madrid, quizás tienes más claro cuál será tu decisión.

O sino siempre te quedará apostar por una de las mejores alternativas: conseguir un alquiler con opción a compra, pero aquí hay mucha demanda y poca oferta en condiciones.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *