Compradores

La carencia hipotecaria: Información y requisitos para pedirla

26/04/2022

author:

Tiempo de lectura: 7 minutos

¿Necesitas pedir una carencia hipotecaria? Descubre cuándo debes hacerlo, qué requisitos piden, sus pros y contras y qué bancos lo conceden.

A menudo, cuando adquirimos o compramos una casa es porque las cosas nos van bien económicamente pero, como la vida es tan impredecible, lo que te puedes permitir ahora, quizás de aquí un tiempo es un gran esfuerzo y sacrificio para ti. 

Puede pasar cuando te vas de alquiler, pero ahí hay dos fáciles opciones: buscar un piso más barato o pedir un préstamo bancario para ayudarte a cubrir esa mala racha. Sin embargo, ¿qué pasa cuando estás pagando una hipoteca y tu economía peligra considerablemente? 

Si te encuentras en esta situación, no te desesperes. Aunque estés en la cuerda floja hay algunas soluciones que te permitirán ayudarte a remontar poco a poco, como por ejemplo, la carencia hipotecaria. 

La carencia hipotecaria, una solución para momentos difíciles

Si quieres saber más sobre ello, sigue leyendo este artículo, pues en él vamos a explicarte todo sobre la carencia hipotecaria, así como sus requisitos para pedirla, sus pros y contras y sus tipos y todo tipo de información al respecto. 

¿Qué es la carencia hipotecaria? 

Cuando compras una vivienda, normalmente lo haces a través de una hipoteca, que significa pagar una cuota al banco cada mes (además de unos intereses) , y ésta puede ser fija, mixta o variable, dependiendo del tipo de hipoteca que hayas escogido. 

Todos los meses estás obligado y comprometido a pagar dicho monto, pero existe una solución para aquellos que se encuentren con problemas económicos y no puedan seguir pagando la hipoteca. 

La carencia hipotecaria es un periodo donde el banco te deja pagar una cuota mensual más reducida; es decir, pausar la cuota hipotecaria y pagar solo los intereses pactados, de forma temporal y cumpliendo siempre unos requisitos y normativas. 

Tipos de carencia hipotecaria 

En España existen dos tipos de carencia hipotecaria: la de periodo de carencia de amortización y la de periodo de carencia total:

  • Periodo de carencia de amortización: Este tipo es el más común y el que hemos definido antes, y consiste en dar la posibilidad al deudor de no pagar la cuota hipotecaria, es decir, la cuota de amortización, durante un plazo determinado. Sin embargo, deberá seguir pagando los intereses estipulados por el banco.
  • Periodo de carencia total: Es cuando el deudor, además de no tener que pagar las cuotas de amortización, tampoco paga los intereses. Esto se conoce más comúnmente como moratoria de hipoteca y es cuando el deudor deja de pagar completamente todo. 

Cuándo y cómo se debe pedir la carencia hipotecaria

Normalmente, para pedir la carencia hipotecaria debes estar en una situación económica extrema y estar muy seguro de la decisión, ya que aunque será un alivio al instante, puede suponer algunos pros que veremos más adelante. 

Sin embargo, existen dos momentos en los que puedes pedir la carencia hipotecaria: 

  • En situaciones difíciles: Esta es la más típica y ya comentada y es cuando el deudor solicita una carencia hipotecaria por un plazo temporal o abierto, para que se puedan ir pagando las cuotas a posteriori y cuando el propietario pueda.
  • Al inicio de solicitar la hipoteca: En ocasiones, al firmar la hipoteca, el banco otorga un periodo cerrado para la carencia, para que los compradores puedan suplir sin grandes esfuerzos y dificultades todos los gastos adicionales como la notaría, las reformas, los impuestos y demás. 
Cuando tienes problemas económicos es mejor hablar con el banco.
Cuando tienes problemas económicos es mejor hablar con el banco.

Además, en estas situaciones también se puede pedir: 

  • Si el inmueble está en construcción o reforma y necesitas liquidez para pagar tu renta y cubrir con los gastos de la reforma.
     
  • Si necesitas tiempo para vender tu inmueble y has de pagar una renta. 

Sea el momento que sea, se deberá hacer una solicitud formal al banco y siempre tras la firma del contrato. 

Requisitos para poder solicitar la carencia hipotecaria 

Los requisitos para poder solicitar una carencia hipotecaria dependerá mucho de cada entidad financiera, pero por lo general, el comprador de la vivienda e hipotecado deberá cumplir con lo siguiente: 

  • Exponer y acreditar que se encuentra en una situación económica que necesite la carencia, ya sea por desempleo u otro motivo, como una enfermedad.
  • No haber tenido impagos de la hipoteca en el último año si se pide la carencia hipotecaria a medio término.
  • Estar al corriente de pagos y no estar registrado en morosos ni en algún organismo por impagos anteriores.
  • Haber cubierto un tiempo mínimo la amortización de la hipoteca, siempre y cuando la carencia hipotecaria no se pida al inicio del contrato. 

¿Cuánto tiempo puedes estar sin pagar una hipoteca?

Dejar de pagar la hipoteca no es una buena opción, ya que el banco te perseguirá todos los días para que cumplas con tus obligaciones, además de empezar, seguramente por un proceso judicial del que quedarás desamparado.

Entre la segunda y quinta cuota impagada, el banco empezará a hacer gestiones para obtener tus pagos y si tras la sexta cuota impagada no hay cambios por la parte del hipotecado, el banco empezará los trámites de ejecución de la hipoteca. 

Por este motivo, es importante que si estás en una situación extrema, hables con tu banco, le expongas tu caso y lleguéis a un acuerdo para imponer la carencia hipotecaria. 

Eso sí, la carencia hipotecaria también tiene unos límites. Aunque depende mucho del banco, lo más normal es que dure unos meses, pero en algunos casos puede alargarse hasta los 5 años. 

Bancos que permiten hipotecas con carencia 

No todos los bancos son partidarios de ofrecer carencias hipotecarias, y es importante que a la hora de elegir una entidad bancaria para tu préstamo hipotecario, además de fijarte en los tipos de interés, mires este tipo de cosas, ya que nunca se sabe cuando vas a poderlo necesitar. 

Cuando tienes problemas económicos es mejor hablar con el banco.
Cuando tienes problemas económicos es mejor hablar con el banco.

A día de hoy, los bancos que ofrecen la opción de contratar una carencia hipotecaria desde el inicio son los siguientes: 

  • Ibercaja
  • Bankinter
  • Triodos Bank 
  • Y antes Bankia, que puede que ahora sea factible en La Caixa. 

Sin embargo, te aconsejo que consultes personalmente al banco y preguntes todo sobre este tema, porque ellos serán los que te podrán asesorar mejor en todo momento. 

Ventajas e inconvenientes de pedir una carencia hipotecaria

Ventajas

La única ventaja que supone pedir una carencia hipotecaria es obtener un alivio económico temporal, pero se tiene que ser muy consciente que se pueden tener graves consecuencias o desventajas a posteriori, como las que veremos a continuación. 

Inconvenientes 

  • Encarecimiento del coste final del préstamo hipotecario y de las cuotas. Es decir, que ahora dejes de pagar o pagues menos, no significa que ese dinero te lo vayas a ahorrar, ya que a posteriori, cuando estes recuperado económicamente, vas a tener que devolverlo siguiendo los plazos pactados con el banco.
     
  • Obligación de realizar una novación de la hipoteca: La gestión de pedir una carencia hipotecaria obliga a hacer una novación, es decir modificar las condiciones del contrato y del préstamo hipotecario y eso conlleva unos gastos que deberás tener en cuenta.
  • Condiciones agregadas: Ten cuidado con la letra pequeña, porque quizás lo que ahora puede ser para ti un alivio, luego puede suponerte un dolor de cabeza. Analiza bien las condiciones y repasa que no existan subidas de intereses u otros gastos subliminales.
  • Deuda por un tiempo: Al hacer la carencia hipotecaria, la deuda se alarga más y se incrementa más.
Haz click en el banner y consigue tu mejor hipoteca.

Alternativas a la carencia hipotecaria 

Ya has visto que pedir una carencia hipotecaria no tiene muchas ventajas y más bien, la mayoría de puntos son inconvenientes, por eso, es importante que barajes otras alternativas antes de decidir optar por una carencia. 

Alargar el plazo de la hipoteca

Si ves que tienes problemas para pagar la cuota de amortización, pide al banco que te alargue el plazo de la hipoteca. Así lo que conseguirás es que al pagar durante más tiempo, las cuotas estarán más reducidas y probablemente puedas gestionar mejor tu economía. 

No obstante, esto también tiene una serie de contras, como por ejemplo, que los intereses aumentarán y que también se deberá hacer una novación hipotecaria, que supondrá unos gastos extras. 

Acogerse al código de buenas prácticas

En 2012 se aprobarón un conjunto de medidas para que cuando alguien estuviera en situación de vulnerabilidad y no pudiera pagar la hipoteca, se establecieran unas solucioens desde la entidad bancaria. 

Para ello, lo que ofrecen es: 

  • Poner en marcha la carencia hipotecaria parcial durante 5 años
  • Ampliar el plazo de hipoteca a 40 años
  • Reducir el tipo de interés a euribor +0.25% en las hipotecas variables , durante el periodo que dure la carencia. 

Y para optar a ello se ha de cumplir con: 

  • Que los ingresos de la unidad familiar no superen tres veces el IPREM. 
  • Que la unidad familiar haya sufrido una alteración significativa económica y que el esfuerzo de pago de la hipoteca se haya multiplicado por 1.5, como por ejemplo que se haya pasado a familia numerosa, seas una familia monoparental con dos hijos a cargo, haya un miembro de la familia con discapacidad, entre otros. 
  • Que la cuota de la hipoteca supere el 50% de los ingresos de todos los miembros de la familia. 
Debes tener esperanza y saber que todos los baches pueden superarse.
Debes tener esperanza y saber que todos los baches pueden superarse.

Conclusiones

La carencia hipotecaria es una solución temporal que sirve para paliar de forma rápida los problemas económicos de aquellos que no pueden pagar la hipoteca, pero no es la mejor solución. 

Como hemos visto, es algo que te va a permitir aliviarte de forma momentánea, pero al cabo del tiempo los gastos y las preocupaciones aumentarán. 

De este modo, te aconsejamos pensar bien antes de solicitar la carencia hipotecaria y ver si existe alguna alternativa para cuando te encuentres en situación de vulnerabilidad. 

Recuerda que antes de comprar un piso y navegar por los portales inmobiliarios como Kasaz has de estar muy seguro de tu solvencia económica y de todo lo que se verá implicada en esta responsabilidad monetaria, que en muchos casos, acaba siendo de por vida. 

Busca, navega y encuentra el piso de tus sueños en Kasaz 💚

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *