Historias de Casa

5 consejos para aprender a leer tu factura de la luz y el gas

26/01/2022

author:

Tiempo de lectura: 6 minutos

Si descubres cómo aprender a leer tu factura de la luz y el gas, seguro que consigues ahorrar unos cuantos euros al mes.

La información de una factura de luz puede ser un campo minado de términos confusos. Todos los meses pagas las facturas de gas y electricidad, pero ¿alguna vez has leído con detenimiento tu factura de luz?

Es normal que te sientas abrumado por las diversas siglas y porcentajes que aparecen en tu factura de luz pero recuerda que “el conocimiento es poder” y, en muchos casos, estar informado puede hacer que ahorres más dinero. Sabemos que tienes mejores cosas que hacer que mirar con cariño tus facturas de luz pero es importante que te sientas cómodo con los principales términos y cargos de tu factura.

Veamos 5 consejos para aprender a leer y entender tu factura de luz 💡

Todo lo que debes saber acerca de tus facturas energéticas

 1. ¿Qué es el kWh y el kW?

Tal vez has oído de la unidad de medida habitual en tu factura de luz conocida como kilovatios por hora (kWh). Esta es la unidad en la que se mide tu consumo de energía y es una de las principales variables que afecta el importe de tu factura de luz y gas.

Por otro lado, el kWh expresa la relación entre el consumo de energía en un marco temporal de una hora. Para saber la cantidad de kWh que has consumido mensualmente, tu compañía eléctrica revisará tu contador e introducirá este dato en tu factura. 

De acuerdo con la Red Eléctrica de España, el consumo medio mensual en un hogar en España es de aproximadamente 270 kWh. Esta cantidad de energía varía mucho en función del tamaño, tipo de la vivienda, la ubicación y el número de ocupantes.

También es importante saber la diferencia entre kW y kWh. KW se utiliza para medir la potencia eléctrica y es una declaración de la cantidad de energía entregada o utilizada por un producto para poder funcionar. Por ejemplo, cuando ves una bombilla de 60W significa que necesita 0,06 kW para funcionar correctamente.

A su vez, antes de realizar un contrato de luz, también es importante calcular la potencia eléctrica necesaria. 

La potencia contratada es la unidad que limita el número de aparatos que podemos conectar de manera simultánea: Contra mayor es la potencia, mayor cantidad de electrodomésticos podemos utilizar a la vez.

La medida para calcular la potencia eléctrica es el kilovatio (kW) que suele oscilar entre los 3.45 kW y 5.5 kW en viviendas. Cuantos más kilovatios contratemos, más nos costará la factura.

Clicka en el banner y consigue las mejores ofertas con SwitchHero

 2. ¿Cómo varía tu consumo eléctrico?

Debido a las condiciones meteorológicas, tus hábitos y a otros factores, es normal que el total de kWh varíe cada mes. Sin embargo, la actualización de los electrodomésticos o la adopción de medidas de eficiencia energética (apagar las luces o no utilizar aire acondicionado) pueden suponer una gran diferencia dependiendo del mes. 

Por ello, si comprendes de manera detallada el consumo que realizas mes a mes, eso te podrá ayudar a controlar el uso que haces de tu energía. Normalmente en tu factura hay un gráfico donde puedes ver visualmente el consumo que realizas mes a mes. Es normal que haya subidas en ciertos meses calurosos o fríos pero es importante que lo revises periódicamente para ver la tendencia de tu consumo y controlarlo en caso de que sea necesario.

Por ejemplo, una forma de controlar y disminuir tu consumo de energía es cambiar los electrodomésticos viejos. Los electrodomésticos son como los coches: cuanto más nuevo es el modelo, más eficiente es su consumo. El hecho es que los electrodomésticos fabricados antes del año 2000 son como el viejo Jeep de tu padre: unos devoradores codiciosos.

Comprar una nevera nueva o cambiar una cocina de gas por una de inducción te ayudará a reducir tu consumo de energía .Si no sabes qué aparatos son los más eficientes, puedes verlo en la etiqueta energética de la UE. Probablemente reconocerás la lista de colores de la eficiencia energética.

La letra A del certificado de eficiencia energética es la más eficiente.
La letra A del certificado de eficiencia energética es la más eficiente.

La clasificación va de la A a la G (la A+++ de color verde oscuro es la más eficiente, la G es la menos eficiente). 

3. ¿Qué tipo de tarifa tienes?

En la actualidad puedes elegir entre distintas tarifas para pagar tu contrato de luz. Por un lado, se encuentran las tarifas que están reguladas por el Gobierno (PVPC), y, por otro lado, las tarifas dentro del mercado libre.

Si eres de los que trabaja fuera de casa y prefieres pagar una energía más barata cuando estás en casa, las tarifas con discriminación horaria tienen un precio diferente por cada hora del día que haces el gasto y pueden ser ideales para ti. Sin embargo, si prefieres la tranquilidad de saber lo que vas a pagar cada mes sin preocuparte por tu consumo en tu nuevo contrato de luz, puedes contratar un contrato con tarifa plana. Con la tarifa plana puedes consumir toda la energía que necesites y seguirás pagando lo mismo cada mes en tu contrato de luz.

Esta información también está detallada en la factura, con lo que si no estás segur@ de la tarifa que tienes contratada, revisa bien tu factura y cámbiala si no se adapta a tus necesidades.

Haz click en el banner y encuentra el piso de tus sueños.

4. Impuestos y tasas

También es importante saber qué impuestos estás pagando sobre tu contrato de luz y gas. 

El principal y el más importante es el IVA, el cual grava la luz en España por 10% gracias a las ayudas actuales del gobierno ya que normalmente es del 21%. El IVA en el caso del gas natural se mantiene en el 21% y ambos se aplican en la suma total de la factura. 

En adición al IVA, el impuesto sobre la electricidad representa, por norma general, un 5,1127% del coste de la energía consumida y la potencia contratada, aunque actualmente este porcentaje es del 0.5%. Si quieres tener más certeza sobre tu consumo de energía, puedes alquilar un equipo de medida, el cual se calcula multiplicando el número de días del periodo de facturación por el precio del alquiler del contador. 

Además de estos impuestos, hay otras tarifas como el alquiler del contador, peajes de transporte de la energía o el margen de comercialización. 

Sin embargo, todos estos impuestos y tasas son iguales para todos los consumidores, independientemente de tu contrato y proveedor. 

En cada factura de la luz se pagan unos impuestos determinados.
En cada factura de la luz se pagan unos impuestos determinados.

5. La factura de gas

¿Alguna vez te has preguntado cómo se desglosa la factura de gas? Desde octubre de 2021, se han establecido 3 nuevas tarifas de gas en función del consumo anual realizado (RL1, RL2 y RL3). 

Con la tarifa RL1, tienes la opción de consumir hasta 5.000 kWh de gas. Con la tarifa RL2 puedes contratar entre 5.000 y 15.000 kWh y con RL3 entre 15.000 y 50.000 KWh .

La factura de gas contiene dos componentes diferentes que son importantes de reconocer. 

1.    Término fijo: El término fijo de gas es lo que pagamos a la comercializadora de gas por disponer de gas natural.  Este término se define en euros por periodo de tiempo (normalmente €/mes). Si quieres saber cuánto pagas en tu factura de gas, hay que multiplicar el término fijo por el número de meses por el que se nos facture. 

2. Término variable: Se aplica al consumo de gas en kWh realizado en el mes o periodo de facturación. Está determinado por un precio por cada kWh que consumes. 

Sin embargo, si aún así te parece demasiado complejo y te quieres quitar la preocupación de tener que estar pendiente de revisar todos los aspectos de tu factura de energía, hay servicios como SwitchHero, que evitan esos quebraderos de cabeza y ahorrando dinero a la vez…todo esto sin que tengas que mover ni un dedo☝️!

¿Estás buscando piso de compra? ⚡️ ¡Echa un vistazo en Kasaz!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *